Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Capturando a los gorgojos y salvando a las mariposas monarcas / octubre de 2012 / La revista de Investigación Agrícola

Archivo   |   English    

Una trampa que contiene un señuelo a base de una formulación experimental de feromonas. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Una trampa que contiene un señuelo a base de una formulación experimental de feromonas. Durante pruebas para determinar la capacidad de las feromonas de atraer los picudos del algodonero, científicos del ARS descubrieron que el señuelo también atrae los gorgojos del tallo del algodoncillo. La formulación experimental podría ser usada en un sistema de trampas que podría ayudar a salvar el algodoncillo y preservar la mariposa monarca.

Capturando a los gorgojos y salvando a las mariposas monarcas

La mariposa monarca, Danaus plexippus, se admira por sus alas llamativas y sus migraciones transcontinentales. Pero esta mariposa depende del algodoncillo para su supervivencia.

La población oriental de la mariposa monarca migra cada año entre el Medio Oeste de EE.UU. y las montañas de la parte central de México. Como resultado de preocupaciones sobre la pérdida del algodoncillo como hábitat para las mariposas, los ecologistas han recomendado la plantación del algodoncillo en los jardines para ayudar a las mariposas monarcas a completar sus migraciones largas.

Ahora, un hallazgo inesperado por Charles Suh and sus colegas en la Unidad de Investigación del Manejo de Plagas por Área Amplia mantenida por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en College Station, Texas, puede ayudar a salvar ese hábitat y preservar uno de los insectos más admirados en Norteamérica. Los investigadores han descubierto una fórmula para un señuelo que puede ayudar a atrapar un plaga importante del algodoncillo.

Este descubrimiento proviene de investigaciones que tuvieron el propósito originario de ayudar a la Fundación de Texas para la Erradicación del Picudo del Algodonero (TBWEF por sus siglas en inglés), la cual usa trampas para monitorear y detectar las poblaciones del picudo del algodonero. La cantidad de gorgojos capturados en las trampas puede ayudar a los gerentes de los programas de erradicación a escoger el mejor momento para rociar los insecticidas para combatir los picudos en campos específicos.

Pero las trampas a menudo no son eficaces para detectar las poblaciones incipientes del picudo del algodonero. En varios sitios de campo, por ejemplo, las trampas no han capturado ningunos picudos, pero había infestaciones significativas de los picudos más tarde en los campos cercanos.

Una mariposa monarca. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Una mariposa monarca. Estos insectos hermosos se alimentan en el algodoncillo, el cual es una planta atacada por los gorgojos del tallo de algodoncillo.

En el 2009, TBWEF solicitó la ayuda de Suh en investigar el problema. Aunque las feromonas del picudo del algodonero tienen una proporción específica de cuatro componentes químicos, los señuelos comerciales se formularon con una proporción diferente de estos componentes porque los señuelos son más fáciles y menos costosos de fabricar en esa manera. A petición de Suh y su colaborador John Westbrook del ARS, el fabricante hizo un señuelo que reprodujo la proporción natural de los componentes químicos. Luego los científicos compararon este señuelo experimental con el señuelo estándar en pruebas de campo en México y en el sur de Texas.

En un estudio de campo, los investigadores colocaron 80 pares de trampas por las carreteras en los condados de Atascosa y Frio en Texas, con una distancia de por lo menos 50 metros entre cada par, y una distancia de 25 metros entre las dos trampas en cada par. En uno de las trampas de cada par, los investigadores pusieron el señuelo estándar, con la mezcla experimental en la otra trampa del par. Los investigadores examinaron las trampas semanalmente de mediados a mayo a mediados a junio, y los señuelos se reemplazaron cada dos semanas.

Durante la primera semana, los investigadores descubrieron que las trampas han capturado un tipo de gorgojo muy diferente del picudo del algodonero. Los gorgojos misteriosos se identificaron rápidamente como el gorgojo del tallo del algodoncillo, Rhyssomatus lineaticollis, el cual es una plaga importante del algodoncillo.

Al principio, los investigadores no tienen ningún interés en el número de los gorgojos del tallo del algodoncillo atraídos a las trampas. Pero por la segunda semana, era evidente que las trampas fueron capturando más de los gorgojos del algodoncillo que los picudos del algodonero. Los científicos también observaron que el señuelo experimental fue más eficaz en atraer los gorgojos del tallo del algodoncillo.

Estos resultados demostraron que aunque los señuelos estándares y los señuelos experimentales fueron igualmente eficaces en atraer los picudos del algodonero, los señuelos experimentales fueron más eficaces en atraer los gorgojos del tallo de algodoncillo. Por lo general, las trampas que contuvieron los señuelos experimentales atrajeron cuatro veces más gorgojos del tallo del algodoncillo que las trampas que contuvieron los señuelos estándares.

Este descubrimiento, el cual ha sido publicado en la revista 'Southwestern Entomologist' (Entomólogo del Sud-Oeste), puede ser usado para desarrollar un sistema con trampas para detectar las poblaciones de los gorgojos del tallo del algodoncillo y para monitorear su extensión y movimientos a través de paisajes, dice Suh. Tal sistema también podría ayudar a conservar un tipo raro de algodoncillo. El número de especies de algodoncillo atacadas por el gorgojo del tallo del algodoncillo incluye el algodoncillo Mead (Asclepias meadii), el cual se considera como una especie amenazada de planta (una clasificación menos grave que "una especie en peligro de extinción"), y es el foco de un plan federal de recuperación del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. — Por Dennis O'Brien, ARS.

La versión en inglés de "Capturando a los gorgojos y salvando a las mariposas monarcas" ("Trapping Weevils and Saving Monarchs") fue publicada en la revista 'Agricultural Research' de octubre 2012.

Última Modificación: 9/28/2012
Footer Content Back to Top of Page