Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Las últimas noticias
headline bar
Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research'.

Manos aguantando suelo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Un científico con el ARS ha desarrollado una prueba más precisa para determinar la cantidad apropiada de fertilizante necesitado en un campo de cultivos. Esta información puede ayudar a los agricultores a reducir sus costes de fertilizante por 10 a 15 dólares por acre, y también puede reducir la probabilidad del escurrimiento de fertilizante a las aguas de superficie.


Lea más

Reduciendo el uso de fertilizantes con una prueba más precisa del suelo

Por Dennis O'Brien
10 de julio de 2014

Pruebas de suelo que determinan la necesidad de aplicar fertilizantes típicamente miden la cantidad de nitrato en el suelo, pero no consideran suficientemente la actividad de los microbios en el suelo, los cuales mineralizan el nitrógeno orgánico y aumentan la disponibilidad del nitrógeno para los cultivos. Como resultado, los agricultores a menudo aplican demasiado nitrógeno a sus campos.

Richard Haney, quien es un científico del suelo con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Temple, Texas, ha desarrollado una prueba de suelo que reproduce algunos de los procesos naturales que ocurren en los campos y que toma en consideración esa actividad microbiana, además de medir los niveles de nitrato, amonio y el nitrógeno orgánico.

Haney trabaja en el Laboratorio de Investigación de las Praderas, el Suelo y el Agua mantenido por el ARS en Temple. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés).

La nueva prueba se llama la Herramienta de la Salud del Suelo. Esta prueba involucra secar y mojar el suelo para imitar los efectos de precipitaciones. También usa los mismos ácidos orgánicos utilizados por las raíces de plantas para adquirir nutrientes del suelo. La prueba mide el carbono orgánico y otros nutrientes, toma en consideración los efectos de usar cultivos de cobertura y las prácticas de la cero labranza, y puede ser usada con cualquier cultivo producido con nitrógeno u otros tipos de fertilizante de nitrógeno.

La nueva prueba ya está disponible a los laboratorios comerciales y universitarios que prueban el suelo, y Haney ha trabajado con agricultores para promoverla. Los agricultores que utilizan la prueba reciben una hoja de cálculo que enseña las cantidades de nitrógeno, fósforo y potasio disponibles a los cultivos. Por término medio, estos agricultores reducen sus costes de fertilizante por 10 a 15 dólares por acre. Con menos uso de fertilizante, hay menos probabilidad del escurrimiento del fertilizante a las aguas de superficie.

Haney y Daren Harmel, quien es ingeniería agrícola en el laboratorio en Temple, evaluaron la herramienta en campos de trigo, maíz, avena, y sorgo en nueve sitios en Texas por cuatro años. En algunos campos, no usaron ningún fertilizante; en otros campos, aplicaron o las tasas tradicionales de fertilizante o las cantidades ordenadas por las pruebas desarrolladas por Haney. Los investigadores sembraron y cosecharon los cultivos en la misma fecha en cada sitio, y anotaron los costes y fechas de aplicación de los fertilizantes, el precio de los cultivos, y las ganancias totales.

Ellos descubrieron que la herramienta redujo el uso de fertilizante por el 30 al 50 por ciento y redujo los gastos de fertilizante por hasta el 39 por ciento. La nueva prueba tuvo solamente un poco de efecto en las ganancias de la producción del maíz, pero sí aumentó las ganancias por el 7 al 18 por ciento en el trigo, la avena y el sorgo. Los resultados del estudio fueron publicados en 'Open Journal of Soil Science' (Revista Abierta sobre la Ciencia del Suelo).

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de julio del 2014.


Última Modificación: 7/10/2014
Footer Content Back to Top of Page