Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Ciertos compuestos estimulan los receptores del sabor en los mosquitos / 1 de agosto de 2014 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA
Lea este articulo de la revista—en español—para encontrar más.

Un mosquito hembra Aedes aegypti alimentándose en un brazo humano. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Científicos del ARS han descubierto que hay un receptor de una sola célula que es ubicado en la boca del mosquito, y este receptor reacciona a DEET, el cual es el ingrediente activo más común en los productos anti-insectos.


Lea más

Ciertos compuestos estimulan los receptores del sabor en los mosquitos

Por Sandra Avant
1 de agosto de 2014

Los mosquitos tienen no sólo un sentido del olfato para ciertos productos anti-insectos, sino también un sentido del gusto para estas sustancias químicas, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS).

Joseph Dickens, quien es entomólogo en el Centro Henry A. Wallace de Investigación Agrícola (BARC por sus siglas en inglés) mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland, descubrió por primera vez que un receptor del sabor en una parte bucal de mosquitos tiene una sensibilidad a DEET, el cual es el ingrediente activo más común en los productos anti-insectos.

Científicos han sabido por mucho tiempo que DEET funciona por interacción con las células de los receptores olfativos del mosquito, y como resultado, el insecto llega a ser confundido y se va volando. Los descubrimientos por Dickens, los cuales han sido publicados en la revista Naturwissenschaften, demuestran que DEET también tiene una interacción con un receptor gustativo específico. Esto podría indicar que hay un camino sensorial para el sabor que impide la alimentación en sangre por los insectos.

Dickens y sus colegas en el Laboratorio del Biocontrol y Comportamiento de Insectos Invasores, el cual es parte del BARC, anotaron las reacciones de los mosquitos Aedes aegypti, los cuales causan la fiebre amarilla, a seis diferentes compuestos. En las pruebas, los científicos usaron una sustancia para disuadir la alimentación, además de quinina y varios productos anti-insectos: DEET, citronela, picaridina y IR3535.

Los experimentos involucran el par de opérculos ubicados a la punta de la probóscide del mosquito. Estos opérculos, los cuales tienen pelos pequeños que sirven como órganos para sentir sustancias químicas, hacen el primer contacto con la piel de una persona. Los científicos pusieron electrodos en un solo pelo para grabar los impulsos químicos de las células nerviosas dentro del pelo.

Los científicos descubrieron que tres células sensoriales se activan dentro del pelo. Una célula se activa por la sal, una segunda se activa por el azúcar, y la tercera se activa por o la quinina o los productos anti-insectos, incluyendo DEET.

Los mosquitos a veces pueden transmitir los patógenos que causan enfermedades graves tales como la malaria, la fiebre amarilla y el virus del Nilo Occidental. Aprender más sobre el sentido del olfato y el sentido del gusto podría ayudar a los científicos a desarrollar mejores métodos de protección y técnicas de manejo para combatir los mosquitos, otros insectos y los artrópodos.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de agosto del 2014.

Última Modificación: 8/1/2014
Footer Content Back to Top of Page