Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Ahorrando agua sin perjudicar la producción de los melocotones / 21 de noviembre de 2012 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Melocotones maduros colgando de un árbol. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Científicos del ARS han descubierto una manera de reducir la cantidad de agua necesitada para regar los melocotoneros en el Valle de San Joaquín en California sin reducir la cantidad o calidad de la fruta en el próximo año.


Lea más

Ahorrando agua sin perjudicar la producción de los melocotones

Por Dennis O'Brien
21 de noviembre de 2012

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están ayudando a los productores de los melocotones a utilizar al máximo las reservas limitadas de agua en el Valle de San Joaquín en California.

Ingeniero agrícola James E. Ayars en el Centro de Ciencias Agrícolas del Valle de San Joaquín en Parlier, California, ha descubierto una manera de reducir la cantidad de agua provista a los árboles de melocotones de temporada temprana después de la cosecha para que la reducción tenga solamente un efecto mínimo en la cantidad y la calidad de la fruta en el próximo año.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), y esta investigación apoya la prioridad del USDA de promover la seguridad alimentaria internacional.

El valle tiene aproximadamente 25.000 acres de melocotoneros que requieren el riego durante el verano. Los melocotones de temporada temprana se típicamente cosechan en mayo, pero estas frutas necesitan la mayoría de su riego de junio a septiembre, el cual es un período donde las temperaturas y las demandas de agua son las más altas. Las reservas de nieve en las montañas de Sierra Nevada tradicionalmente han sido una fuente suficiente de agua para los productores de los melocotones, pero los derretimientos más tempranos de nieve han reducido la cantidad de agua disponible durante el verano. Los pozos que proveen agua al valle han tenido que llegar a niveles aún más profundos para satisfacer las demandas crecientes.

Ayars y su colega Dong Wang en Parlier regaron una parcela de 4 acres de melocotones de temporada temprana de marzo a la cosecha en mayo. De junio a septiembre, ellos les dieron a los melocotoneros o el 25 por ciento de la cantidad usual de riego, el 50 por ciento de la cantidad usual, o el 100 por ciento.

Cada semana, los científicos midieron la cantidad de agua en el suelo para asegurar que aún con la lluvia, los melocotoneros recibieron las cantidades reducidas de agua. También usaron tres diferentes sistemas de riego: la microaspersión, el riego por goteo subterráneo, y el riego en canales cerca de los melocotoneros. Las frutas defectuosas se contaron y quitaron después de cada cosecha.

Los resultados demostraron que reducir los niveles del riego después de la cosecha a solamente el 25 por ciento de la cantidad usual tuvo efectos negativos en la cantidad y la calidad de la fruta en el próximo año, pero una reducción del 50 por ciento tuvo mínimos efectos adversos en la cantidad y la calidad de la fruta en el próximo año.

El uso del sistema de riego por goteo subterráneo tuvo tendencia a producir los rendimientos más bajos en cualquier año, pero las diferencias no eran estadísticamente significativas. Los investigadores también descubrieron que los melocotoneros necesitaron menos poda y menos mantenimiento porque el riego reducido también retardó el crecimiento de la planta.

Los resultados de este estudio han sido presentados para publicación en la revista científica 'HortScience' (Ciencia Hortícola).

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de noviembre-diciembre del 2012.

Última Modificación: 11/20/2012