Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Mejorando la calidad del aire con la cero labranza / 5 de julio de 2012 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Túnel de viento usado para medir la erosión de partículas de suelo en un campo de trigo recién sembrado. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Túnel de viento usado para medir la erosión de partículas de suelo en un campo de trigo recién sembrado.


Lea más

Mejorando la calidad del aire con la cero labranza

Por Ann Perry
5 de julio de 2012

Estudios por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han demostrado que algunos sistemas de la cero labranza pueden reducir los niveles atmosféricos de PM10—las partículas de suelo y otros materiales que tienen un diámetro de 10 micrómetros o menos, y pueden degradar la calidad del aire—que resultan de la erosión eólica.

Estos hallazgos podrían ayudar a los agricultores de la región del Pacífico-Noroeste a reducir la erosión de sus campos y ayudar a las comunidades a cumplir con las reglas federales sobre la calidad del aire.

Líder de investigación Brenton Sharratt y agrónomo Frank Young con el ARS realizaron este estudio, el cual apoya las prioridades del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés) de promover la seguridad alimentaria internacional y responder al cambio climático global. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del USDA. Los científicos trabajan en la Unidad de Investigación del Manejo de Tierra y la Conservación de Agua mantenida por el ARS en Pullman, Washington.

Los agricultores en la región del Pacífico Noroeste usan sistemas de producción de sembrar el trigo de invierno y dejar los campos en barbecho durante el verano para que el trigo pueda germinar y crecer durante el verano y el otoño. Pero controlar las malezas y conservar el agua del suelo pueden requerir labrar los campos hasta ocho veces. Esta actividad produce una capa seca y suelta de partículas finas de suelo que son propensas a la erosión por los vientos fuertes del verano.

Sharratt y Young realizaron un estudio de 11 años que evalúo si una rotación de cultivos cereales con la cero labranza en la primavera podría ayudar a mitigar la erosión del suelo. Los sistemas evaluados incluyeron la rotación típica de trigo de invierno y los campos en barbecho durante el verano; rotaciones de la cebada de primavera y el trigo de primavera con la cero labranza; y el trigo de primavera con la cero labranza y el uso de productos químicos para controlar las malezas.

Los científicos descubrieron que durante la primavera, los suelos con la rotación de la cebada de primavera y el trigo de primavera contuvieron más humedad que los suelos en los sistemas tradicionales con el trigo de invierno. Más tarde en el verano, la rotación de la cebada de primavera también proveyó más residuos de cultivos que las otras dos rotaciones. Los residuos ayudaron a prevenir la erosión del suelo. Las rotaciones del trigo de primavera y la cebada de primavera también llevaron a poros más grandes en el suelo, una tasa aumentada de infiltración de agua por el suelo, más conductividad hidráulica en el suelo, y una tasa aumentada de drenaje.

Sharratt y Young concluyeron que los cultivos cereales producidos con la cero labranza podrían mejorar significativamente la infiltración y la retención del agua en el suelo y ayudar a retener los residuos de los cultivos más tarde en el verano. Estos resultados pueden mejorar la calidad del suelo y reducen las pérdidas del suelo a la erosión eólica.

Los resultados de estos estudios han sido publicados en las revistas 'Journal of Soil and Water Conservation' (Revista de la Conservación de Suelo y Agua) y 'Soil and Tillage Research' (Investigaciones sobre el Suelo y la Labranza) en el 2011.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de julio del 2012.

Última Modificación: 7/5/2012