Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Los estudios del ARS sobre el riego: Bueno hasta la última gota / 22 de mayo de 2012 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA
Aspersor rotativo regando un campo experimental. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Científicos del ARS han desarrollado nuevas directrices sobre el riego que podrían aumentar los ingresos netos para los productores de la remolacha azucarera en la parte del sur del estado de Idaho por casi 6,2 millones de dólares anualmente.

Aparato llamado 'geotester' usado para medir la fuerza de la corteza del suelo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Nuevas directrices sobre el riego tienen en cuenta el impacto de las gotas de agua en la corteza del suelo y otros factores para aumentar la protección de la calidad del suelo.


Lea más

Los estudios del ARS sobre el riego: Bueno hasta la última gota

Por Ann Perry
22 de mayo de 2012

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están asegurando que los agricultores de la región del Pacífico Noroeste se benefician de cada gota del agua de riego.

Científico del suelo Gary Lehrsch ha desarrollado directrices de riego para proteger la superficie del suelo, mantener la calidad del suelo, sostener los recursos del suelo, y mejorar la entrega del agua por medio del riego por aspersión a la zona de raíces de cultivos.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), y este estudio apoya las prioridades del USDA de responder al cambio climático global y promover la sostenibilidad agrícola.

Lehrsch trabaja en el Laboratorio del Noroeste de Investigación de Riego y Suelos, el cual es mantenido por el ARS en Kimberley, Idaho. En una investigación de cinco años, él y sus colegas evaluaron el efecto de la energía cinética de las gotitas de agua en la fuerza de la corteza del suelo y la estabilidad de los agregados. Ellos regaron parcelas experimentales de remolacha de azucarera utilizando sistemas de riego por aspersión que tuvieron cabezas rociadoras situadas seis pies por encima de la superficie del suelo.

Las cabezas rociadoras se modificaron para producir gotitas de agua con niveles altos o bajos de energía. El grupo midió la estabilidad de los agregados y la resistencia de la superficie del suelo a la penetración–la cual es un indicador de la fuerza de la corteza del suelo–aproximadamente cuatro días después del primer riego después de la plantación y 14 días después del último riego.

Lehrsch y sus colegas descubrieron que la porción de los agregados estables del suelo disminuyeron del 66 por ciento al 55 por ciento cuando había aumentos en la energía del riego del 0 por ciento (en parcelas experimentales protegidas por una red de nailon) a la tasa más baja en la investigación. También descubrieron que la tasa de surgimiento de las plántulas de la remolacha azucarera aumentó por 6,4 por ciento cuando la energía de las gotitas fue reducida por el 50 por ciento. Este aumento en el surgimiento de las plántulas podría aumentar los ingresos netos de los agricultores en la parte del sur de Idaho por casi 6,2 millones de dólares anualmente.

Los científicos concluyeron que estas restricciones deben ser utilizadas hasta que han emergido las plántulas y ellas sean establecidas. Luego las cabezas rociadoras se pueden ajustar para entregar más agua en niveles más altos de energía durante el resto de la temporada de crecimiento.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de mayo/junio del 2012.

Última Modificación: 5/21/2012
Footer Content Back to Top of Page