Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Nueva herramienta para limpiar los suelos y las vías fluviales: la chumbera / 18 de enero de 2012 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

La chumbera (Opuntia ficus-indica) en un campo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Algunas variedades de la chumbera se pueden cultivar como una herramienta útil para sacar los niveles altos de salinidad y el selenio de los suelos áridos.


Lea más

Nueva herramienta para limpiar los suelos y las vías fluviales: la chumbera

Por Dennis O'Brien
18 de enero de 2012

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han descubierto lo que podría ser una herramienta eficaz para limpiar los suelos y las vías fluviales en el valle de San Joaquín en California: la chumbera.

En otro tiempo, los mares antiguos cubrieron la parte occidental del valle, y esos mares depositaron los sedimentos marinos, las formaciones de esquisto, y los depósitos de selenio y otros minerales en el suelo. Los cultivos que ahora crecen allí requieren el riego, pero el escurrimiento, cuando el agua contiene niveles altos de selenio, puede ser tóxico al pez, las aves migratorias, y otra fauna silvestre que beben de las vías fluviales y las zanjas de drenaje. Los oficiales regionales de la calidad de agua monitorean los escurrimientos de selenio.

Científico Gary Bañuelos con el ARS cree que ha descubierto una manera prometedora de sacar el selenio del suelo: cultivar la chumbera (Opuntia ficus-indica). Esta planta absorbe el selenio del suelo y convierte el mineral en un gas, de este modo reduciendo los depósitos de selenio que, de otra manera, podrían entrar en las zanjas de drenaje y las vías fluviales.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), y esta investigación apoya la prioridad del USDA de promover la sostenibilidad agrícola.

Bañuelos, quien trabaja en el Centro de Ciencias Agrícolas del Valle de San Joaquín en Parlier, California, comenzó sus estudios en invernaderos para evaluar la capacidad de diferentes variedades de O. ficus-indica de tolerar los suelos de mala calidad. Basado en sus observaciones en los invernaderos, él luego pasó tres años en evaluar cinco variedades de chumbera de México, el Brasil y Chile para determinar su tolerancia al sal y el boro en suelos que contuvieron niveles altos de selenio. Él colectó los suelos y sedimentos del área y cultivó las variedades de chumbera en parceles experimentales. Utilizó las prácticas agronómicas normales y usó un sistema de riego por goteo que produjo un mínimo de escurrimiento.

Se pensaba que la chumbera es sensible a los niveles altos de salinidad, y muchas de las plantas en las parcelas experimentas con suelo de baja calidad fueron más pequeñas y produjeron menos frutas que las plantas cultivadas en las parcelas con suelo menos contaminado. Pero los resultados, los cuales fueron publicados en la revista 'Soil Use and Management' (Uso y Manejo del Suelo), demostraron que la chumbera creció bastante bien en los suelos de baja calidad con solamente un poquito de agua.

Los estudios también demostraron que las plantas absorbieron el selenio, convirtiendo una parte del mineral en gas y utilizando otra porción del mineral en su fruta y tallos, y que la capacidad de la planta de tolerar la salinidad y el boro depende del genotipo. La variedad de Chile demostró el nivel más alto de tolerancia, así como la mejor producción de fruta y la mejor capacidad de acumular y volatilizar el selenio. Estudios en curso ahora se concentran en la selección de variedades específicas de chumbera que podrían ser usadas como herramientas de bioremediación.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de enero del 2012.

Última Modificación: 1/18/2012
Footer Content Back to Top of Page