Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Nuevas técnicas mejoran las pruebas de PCR para detectar los patógenos / 21 de abril de 2011 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Uvas de la variedad 'Autumn Royal' desarrollada por el ARS. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Científicos del ARS han desarrollado una prueba más sensible llamada Bio-PCR que ayuda a detectar muchos organismos que causan enfermedades de plantas, tales como el patógeno que causa la enfermedad de Pierce en las uvas.


Lea más

Nuevas técnicas mejoran las pruebas de PCR para detectar los patógenos

Por Jan Suszkiw
21 de abril de 2011

Un nuevo procedimiento desarrollado por científicos del Servicio de Investigación Agrícola y sus colegas puede mejorar la capacidad de métodos basados en la reacción en cadena de la polimerasa (PCR por sus siglas en inglés) de detectar los organismos que causan las enfermedades de plantas.

Las pruebas basadas en PCR son herramientas valiosas para diagnosticar las enfermedades de plantas que pueden causar pérdidas de rendimientos y otros daños económicos. Pero la capacidad de la prueba de obtener una "huella dactilar genética" que identifica definitivamente el culpable depende de la disponibilidad de una cantidad suficiente de las células del patógeno. Sin estas células, no es posible probar y multiplicar el material genético del patógeno en las cantidades suficientes para detección, según patólogo de plantas Norman Schaad, anteriormente con el ARS. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés).

Tales deficiencias diagnósticas pueden ser especialmente costosas cuando se venden como libres de patógenos las plantas y semillas que sí están infectadas pero no demuestran síntomas, según Schaad. Él trabajó en la Unidad de Investigación de Enfermedades Extranjeras y la Ciencia de Malezas mantenida por el ARS en Frederick, Maryland, antes de su jubilación.

Para abordar este problema, Schaad y sus colegas Nikolas Panopoulous y Efstathios Hatziloukas crearon un paso preliminar llamado Bio-PCR. Este paso usa un agar para promover el crecimiento o un medio líquido para aumentar el número de células de un organismo en una muestra antes de amplificar el material genético. Dentro de cuatro a 72 horas, dependiendo del patógeno, las células producen miles de nuevas copias, facilitando la detección del patógeno por la PCR directa, según Schaad.

Además de aumentar la sensibilidad de la prueba hasta 1.000 veces comparada con los métodos tradicionales de PCR, esta técnica de enriquecimiento previene injerencia en el proceso por sustancias llamadas inhibidores que pueden parar la acción de una enzima clave llamada Taq polimerasa.

Bio-PCR funciona mejor con las bacterias que crecen rápidamente, tales como Ralstonia solanacearum, la cual causa la marchitez bacteriana de la papa o del tomate, o Acidovorax avenae, la cual causa la marchitez bacteriana de la sandía. Sin embargo, Bio-PCR también mejora la detección de los patógenos que crecen más lentamente, tales como Xylella fastidiosa, la cual causa la enfermedad de Pierce en las uvas y las hojas quemadas en los árboles de sombra.

En estudios con X. fastidiosa, Bio-PCR detectó la bacteria en el 90 por ciento de las muestras infectadas de uvas, comparada con el 13 por ciento detectado con los métodos convencionales de PCR.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de abril del 2011.

Última Modificación: 4/21/2011
Footer Content Back to Top of Page