Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Jardines de lluvia en todas partes / 1 de diciembre 2010 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Hidrólogo Douglas Boyer (derecha) y Jeremiah Johnson, quien es gerente de operaciones para la Compañía de Saneamiento de Beaver, Virginia Occidental, examinan un jardín de lluvia. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Investigadores tales como hidrólogo Douglas Boyer (derecha, con Jeremiah Johnson, quien es gerente de operaciones para la Compañía de Saneamiento de Beaver, Virginia Occidental) están desarrollando maneras de mejorar el concepto de los jardines de lluvia para que ellos no sólo puedan reducir el escurrimiento, sino también puedan impedir la entrada de los metales tóxicos a las alcantarillas de aguas pluviales.


Lea más

Jardines de lluvia en todas partes

Por Don Comis
1 de diciembre 2010

Los jardines de lluvia son cada vez más populares con los dueños de casa y los municipios, y son mandatorios para muchas comunidades nacionalmente. Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están desarrollando maneras de mejorar los jardines de lluvia para que ellos no sólo puedan reducir el escurrimiento, sino también puedan prevenir la entrada de metales tóxicos a las alcantarillas de aguas pluviales.

Los jardines de lluvia son plantaciones en depresiones que captan el escurrimiento de aguas pluviales de aceras, estacionamientos, carreteras y tejados. Los jardines de lluvia tienen varias formas y tamaños, de grandes cuencas esculpidas por excavadoras de carga frontal a formaciones pequeñas semejantes a arroyos artificiales con piedras. Los jardines de lluvia no sólo retardan el movimiento del agua para permitirla a lixiviar en el suelo y regar las plantas, sino también filtran el sedimento y los contaminantes químicos.

Fisiólogo de plantas Rich Zobel con el Centro Apalache de Investigación de Sistemas de Agricultura (AFSRC por sus siglas en inglés) mantenido por el ARS en Beaver, Virginia Occidental, y su colega Amir Hass, quien trabaja con la Universidad Estatal de Virginia Occidental, están trabajando en mejorar los jardines de lluvia. Están colaborando con hidrólogo Doug Boyer y químico del suelo Javier Gonzalez en Beaver, y colegas en el Centro de Investigación de la Región Sureña (SRRC por sus siglas en inglés) mantenido por el ARS en Nueva Orleans, Luisiana, y el Centro de Investigación de la Región Oriental (ERRC por sus siglas en inglés) mantenido por el ARS en Wyndmoor, Pensilvania.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), y esta investigación apoya la prioridad del USDA de promover la sostenibilidad agrícola.

Los científicos del SRRC descubrieron que el carbón vegetal a base de desperdicios avícolas–los carbones activados creados de los residuos chamuscados de los desperdicios avícolas–es un imán poderoso para atraer los contaminantes. Puede atraer los metales pesados tales como cobre, cadmio y zinc, los cuales típicamente son difíciles de extraer de las aguas residuales.

Químicos Isabel Lima y Wayne Marshall (ahora retirado) del SRRC desarrollaron el método patentado de transformar los desperdicios agrícolas en el carbón vegetal. Ellos crearon el carbón vegetal exponiendo los desperdicios avícolas tales como serrín, cáscaras de cacahuete, virutas y el excremento y las plumas de las aves de corral a la pirólisis, la cual es un proceso de calentamiento en ausencia de oxigeno.

Hass y sus colegas están probando el carbón vegetal a base de desperdicios avícolas así como otros subproductos de industria y de granjería en dos jardines de lluvia experimentales en el área de Beaver, así como en parcelas en un vertedero del condado y un sitio de reclamación de terrenos de minería.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de noviembre-diciembre del 2010.

Última Modificación: 3/6/2013
Footer Content Back to Top of Page