Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Quemando los árboles invasores aumenta la recuperación de las plantas perennes / 27 de agosto de 2010 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

El enebro occidental (Juniperus occidentalis)
Quemar los enebros occidentales después de cortarlos en vez dejarlos donde ellos caen puede ayudar a los céspedes nativos a reestablecerse, según los resultados de estudios por científicos del ARS. Foto cortesía de Dave Powell con el Servicio Forestal de EE.UU.


Lea más

Quemando los árboles invasores aumenta la recuperación de las plantas perennes

Por Ann Perry
27 de agosto de 2010

Controlar los árboles de enebro cortandolos y quemandolos donde ellos caen también ayuda a controlar la maleza invasora Bromus tectorum y ayuda a reestablecer las plantas perennes originarias de la región occidental de EE.UU., según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS).

Científicos Jon Bates y Tony Svejcar realizaron un estudio en un sitio dominado por los árboles invasores de enebro para evaluar diferentes estrategias de manejo después de cortar los enebros. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés).

Durante el siglo pasado, los enebros comenzaron a dominar algunas praderas de artemisa en la parte occidental de EE.UU. Los gerentes de praderas algunas veces cortan los árboles invasores y los dejan donde ellos caen, la cual es una práctica que puede ayudar a proteger el suelo contra erosión. Pero los árboles muertos representan un riesgo aumentado de fuego y también pueden crear condiciones que ayudan a la maleza Bromus tectorum—la cual es una planta anual que provee combustible para los fuegos arrasadores fuertes—a desplazar las plantas nativas perennes.

Bates y Svejcar, quienes trabajan en el Centro de Investigación Agrícola de Oregón Oriental mantenido por el ARS en Burns, Oregón, cortaron un grupo de enebros y luego los quemaron durante el invierno un o dos años después de cortarlos. También cortaron otro grupo de enebros en el mismo sitio, pero no quemaron esos árboles.

Diez años después de quemar los árboles, la cobertura total provista por las plantas perennes y otras plantas deseables fue hasta dos veces más en las áreas donde los científicos quemaron los enebros, comparada con la cobertura donde no quemaron los árboles. La densidad de los céspedes perennes fue el 60 por ciento más grande en los sitios quemados comparada con los sitios no quemados. La cobertura por la maleza Bromus tectorum fue dos veces más densa en los sitios no quemados.

Los investigadores concluyeron que quemar los árboles cortados durante el invierno ayudó a proteger las plantas perennes existentes en el sitio porque el suelo fue mojado y helado. Esta protección ayudó a las plantas perennes a comenzar su crecimiento en la próxima primavera, cuando ellas necesitaron una ventaja contra las plantas invasoras anuales.

Los resultados de esta investigación fueron publicados en la revista 'Western North American Naturalist' (Naturalista de la Región Occidental de Norteamérica). Esta investigación apoya la prioridad del USDA de responder al cambio climático global.

Última Modificación: 8/27/2010
Footer Content Back to Top of Page