Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

El impacto de las isoflavonas de soja en la salud ósea / 30 de julio de 2010 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Dibujo del esqueleto humano.
En un estudio de tres años por científicos del ARS y sus colegas universitarios, el consumo diario de las isoflavonas de soja no tuvo ningún efecto positivo en prevenir la pérdida de hueso en un grupo de voluntarios postmenopáusicos, pero los resultados sí mostraron un benefício modesto del tratamiento con 120 miligramos de las isoflavonas de soja cuando evaluado conjuntamente con factores relacionados con el estilo de vida. Dibujo cortesía de Microsoft Clipart.


Lea más

El impacto de las isoflavonas de soja en la salud ósea

Por Marcia Wood
30 de julio de 2010

Científicos ya saben mucho sobre los más de 200 huesos en el cuerpo humano. Pero todavía hay misterios sobre el papel exacto de muchos compuestos naturales en fortalecer el esqueleto. Tales compuestos incluyen sustancias similares al estrógeno y llamados isoflavonas de soja.

Fisióloga Marta D. Van Loan, quien trabaja con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), y otros investigadores han aprendido más sobre las isoflavonas de soja en un estudio de tres años--el más largo de su tipo--con resultados publicados este año en la revista 'American Journal of Clinical Nutrition' (Revista Americana de Nutrición Clínica). Van Loan trabaja en el Centro de Investigación de Nutrición Humana de la Región Occidental, mantenido por el ARS en Davis, California.

Debido a su potencial como un sucedáneo de la terapia hormonal sustitutiva convencional para las mujeres postmenopáusicas, había más de dos docenas de estudios sobre la soja en EE.UU. y en otros países durante la última década. Según Van Loan, los resultados de algunos de estos estudios siguieron que la soja puede aumentar la salud ósea.

Van Loan colaboró con investigador D. Lee Alekel de la Universidad Estatal de Iowa y otros en la investigación de tres años para determinar si las isoflavonas derivadas de la proteína de soja protegerá a los voluntarios postmenopáusicos contra la pérdida de hueso. Los participantes en el estudio tomaron o un placebo o una pastilla que contuvo o 80 miligramos (mg) o 120 mg de isoflavonas por la duración del estudio.

Por lo general, las isoflavonas no tuvieron ningún efecto positivo en prevenir la pérdida de hueso. Sin embargo, el tratamiento de 120 mg tuvo un beneficio modesto cuando evaluado conjuntamente con factores relacionados con el estilo de vida.

Los investigadores sugieren que la respuesta del cuerpo humano a las isoflavonas derivadas de la proteína de soja podría ser diferente de la reacción a las isoflavonas en su matriz natural de proteína de soja o alimentos a base de soja, o en un suplemento de proteína de soja. También es posible que un compuesto de proteína de soja distinta de las isoflavonas pueda ser responsable de los efectos beneficiosos observados en otros estudios. Finalmente, es posible que las dosis de isoflavonas en el estudio realizado en el 2010 no fueron suficientes para producir el efecto de proteger los huesos.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de julio del 2010.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 7/30/2010