Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Dos pasos fáciles para combatir la enfermedad de Johne en las vacas lecheras / 20 de julio de 2010 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Vaca lechera. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Utilizar los abrevaderos de acero inoxidable y agregar cloro al agua para las vacas lecheras pueden ayudar a prevenir la enfermedad de Johne, la cual es causada por la bacteria Mycobacterium paratuberculosis, según los resultados de estudios por una científica del ARS.


Lea más

Dos pasos fáciles para combatir la enfermedad de Johne en las vacas lecheras

Por Don Comis
20 de julio de 2010

Una científica del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) dice que dos pasos fáciles pueden ayudar a prevenir la enfermedad de Johne en las granjas lecheras: Utiliza los abrevaderos de acero inoxidable, y agrega cloro al agua. Esto es según Kim Cook, quien es microbióloga en la Unidad de Investigación del Manejo de Desperdicios Animales mantenido por ARS en Bowling Green, Kentucky.

Cook realizó la investigación en colaboración con Carl Bolster, quien es hidrólogo en la misma unidad, y otros colegas.

Los abrevaderos de acero inoxidables son costosos, pero no son tan costosos como la enfermedad de Johne. Esta enfermedad es causada por la bacteria Mycobacterium paratuberculosis, y puede causar pérdidas de hasta 200.000 dólares cada año en una manada de 1.000 vacas lecheras. Las pérdidas resultan principalmente de una reducción en la producción de leche y la necesidad de eliminar los animales infectados. Un aumento creciente en el número de casos de la enfermedad de Johne en las vacas lecheras sugiere que posiblemente haya fuentes desconocidas de contaminación en las granjas.

Cook pensó que los abrevaderos podrían proveer un sitio ideal para las bacterias, así que ella contó las Mycobacteria en las capas viscosas en el agua en las paredes de los abrevaderos más ampliamente usados: los de hormigón, plástico, acero inoxidable o acero galvanizado. Quería determinar si hay diferencias en la capacidad de la bacteria de adherirse a y sobrevivir en las superficies de los materiales diferentes.

Ella descubrió concentraciones altas de las bacterias en todos los abrevaderos dentro de tres días de inocular el agua con las bacterias, y ellas sobrevivieron por más de 149 días. Pero la tasa de supervivencia fue la más baja en los abrevaderos de acero inoxidable.

Cuando ella agregó tres cucharadas grandes de lejía de cloro por 100 galones de agua a los abrevaderos cada semana, descubrió que, al final de la tercera semana, menos del 1 por ciento de las bacterias todavía fueron presentes en los abrevaderos de acero inoxidable o acero galvanizado. Sin embargo, el 20 por ciento de las bacterias todavía fueron en los abrevaderos de plástico, y el 34 por ciento en los de hormigón.

Es posible que el pH más alto del hormigón, y la tendencia del plástico de absorber el cloro, debilitara los efectos desinfectantes del cloro.

Basado en estos resultados, los granjeros deben utilizar los abrevaderos de acero inoxidable como parte de su estrategia para controlar la enfermedad de Johne, según Cook.

Los resultados de esta investigación fueron publicados en las revistas 'Veterinary Microbiology' (Microbiología Veterinaria) y 'Bovine Practitioner' (Médico Veterinario del Ganado Bovino).

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés). Esta investigación apoya la prioridad del USDA de promover la seguridad alimentaria internacional.

Última Modificación: 7/20/2010
Footer Content Back to Top of Page