Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Estudios sobre los efectos de los chorros de arena en las plantas de algodón / 26 de enero 2010 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Tormenta de polvo en Texas.
Las tormentas de polvo en Texas, con vientos de hasta 40 millas por hora, causan daños a las plántulas de algodón cada año. Foto cortesía de Wienan Chen con el ARS.

Plántulas de algodón en un túnel de viento
Los científicos del ARS están estudiando el impacto de los chorros de arena en la fotosíntesis y la respiración total de las plántulas de algodón. Esta información proveerá nuevos conocimientos sobre los mecanismos fisiológicos de los daños y la recuperación de las plantas. Foto cortesía de Cathy Lester con el ARS.


Lea más

Estudios sobre los efectos de los chorros de arena en las plantas de algodón

Por Don Comis
26 de enero 2010

Algún día los criadores de plantas tendrán la opción de escoger plantas de algodón que pueden tolerar mejor los chorros de arena causados por el viento, según un científico del Servicio de Investigación Agrícola (ARS).

Fisiólogo de plantas Jeff Baker con el ARS está probando el impacto de los chorros de arena en el crecimiento de las plántulas de algodón. Su objetivo es desarrollar plantas que pueden cicatrizarse más rápidamente y mantener su rendimientos después de sufrir daños causados por los chorros de arena.

Baker, quien trabaja en la Unidad de Investigación de la Erosión Eólica y la Conservación de Agua mantenida por el ARS en Big Spring, Texas, está estudiando los efectos de los chorros de arena no sólo en los tallos y las hojas, sino también en las raíces de la planta.

Big Spring está en la región de EE.UU. donde ocurrió la sequía 'Dust Bowl' durante los años treinta, y donde las tormentas localizadas con chorros de arena todavía devastan las plántulas de algodón. La temporada de vientos fuertes comienza en noviembre y continúa hasta los fines de mayo cada año. Los vientos erosivos, con velocidades hasta 40 millas por hora, levantan y arrojan partículas de suelo. El efecto en las plántulas es semejante al efecto de usar un aparato de chorro de arena en una planta.

Utilizando un túnel de viento, Baker y sus colegas sometieron plántulas a un viento de 30 millas por hora cargado de arena. Los investigadores estudiaron los efectos en las plántulas inmediatamente después del tratamiento, y después de dos semanas y cuatro semanas. Ellos descubrieron que durante las primeras dos semanas, las plántulas transfirieron su actividad del crecimiento de raíces y hojas a la reparación y crecimiento de los tallos dañados. Para la cuarta semana, el crecimiento de la planta ha vuelto a normal, con niveles iguales de actividad por toda la planta.

Los chorros de arena causados por el viento tienen efectos en la planta semejantes a los de la poda: la pérdida de hojas y una tasa reducida de fotosíntesis. Pero diferente de la poda, la abrasión por la arena revienta las células de la planta, exponiendo la planta a los efectos temporales de sequía inducidos por un aumento en la tasa de respiración de la planta y daños posibles a las aberturas pequeñas llamadas estomas en la capa externa de los tallos y las hojas.

Más pruebas se necesitan acerca de los efectos de la abrasión por la arena en la fotosíntesis y la respiración de las plantas de algodón para comprender los mecanismos fisiológicos de los daños y la recuperación de la planta.

Los hallazgos de esta investigación fueron publicados en la revista 'Agronomy Journal' (Revista de Agronomía).

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/26/2010
Footer Content Back to Top of Page