Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Estudiando los efectos a largo plazo del dióxido de carbono en las plantas / 7 de diciembre 2009 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

El pino amarillo del Sur.
Para algunas especies forestales tales como el pino amarillo del Sur, los niveles más altos del dióxido de carbono que podrían ocurrir conjuntamente con el cambio climático global podrían aumentar tanto el crecimiento como la supervivencia de las plantas, según estudios a largo plazo por científicos del ARS. Foto cortesía de David Stephens, Bugwood.org


Lea más

Estudiando los efectos a largo plazo del dióxido de carbono en las plantas

Por Don Comis
7 de diciembre 2009

Estudios a largo plazo en cámaras de techo abierto demuestran cómo los niveles crecientes del dióxido de carbono (CO2) podrían afectar los cultivos, los bosques y los pastos, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS).

Fisiólogo de plantas Steve Prior, quien trabaja en el Laboratorio Nacional de la Dinámica del Suelo mantenido por el ARS en Auburn, Alabama, es líder del proyecto. Él, patólogo de plantas Brett Runion, y otros colegas en el laboratorio en Auburn han descubierto que algunas malezas invasoras tales como la aligustrina, el corocillo, y la Santa Lucia podrían llegar a ser aún más molestas cuando los niveles de CO2 aumentan a los 550 partes por millón predichos para el año 2050.

Para las especies forestales tales como el pino amarillo del Sur, los niveles más altos de CO2 mejoran la eficacia de la utilización del agua, la cual podría mejorar la tolerancia de las plantas a la sequía, causando que los poros de hojas, llamados estomas, se cierren parcialmente por más tiempo.

En los estudios, el crecimiento y la supervivencia de los pinos se aumentaron, mientras el crecimiento y la supervivencia de plantas más cercas a la superficie del suelo se redujeron por la mitad.

Además de observar una correlación entre niveles más altos de CO2 y un aumento en la producción de las hojas de pino, los científicos también encontraron cambios químicos en estas hojas que cubren el fondo del bosque, causando una disminución en el contenido nutricional de las hojas que sirven como una fuente de alimento para los milpiés y otros insectos y microbios. Estos cambios podrían alterar el ciclo de nutrientes y carbono en estos sistemas naturales.

Los investigadores también descubrieron que niveles más altos de CO2 pueden aumentar los residuos que se quedan de la soya y otros cultivos, y podrían afectar la cantidad de nitrógeno disponible a las plantas cuando los microbios descomponen los residuos. Las variedades diferentes de soya también podrían tener efectos diferentes en la disponibilidad de nitrógeno en un mundo con niveles altos de CO2.

Además de notar cambios en las malezas, Prior y Runion también observaron los efectos en enfermedades y insectos plagas, tales como la roya fusiforme y la mosca de sierra del pino Neodiprion lecontei.

Este estudio apoya la prioridad del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés) de desarrollar estrategias para responder al cambio climático global.

Lea más sobre ésta y otras investigaciones sobre el cambio climático global en la revista 'Agricultural Research’ de noviembre-diciembre.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del USDA.

Última Modificación: 12/7/2009
Footer Content Back to Top of Page