Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Una guerra subterránea–ahora, en vivo en vídeo / 1 de diciembre 2009 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Las bacterias Pseudomonas
Este vídeo muestra una raza de las bacterias Pseudomonas, las cuales tienen el potencial de controlar los organismos que causan la enfermedad de replante en los manzanos. Las bacterias Pseudomonas combaten algunas amebas predadoras en el suelo lanzando proteínas llamadas lipopéptidos cíclicos que explosionan las amebas.

Click for video.


Lea más

Una guerra subterránea–ahora, en vivo en vídeo

Por Jan Suszkiw
1 de diciembre 2009

Un patólogo de plantas con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) está estudiando “la guerra subterránea” entre algunas amebas predadoras en el suelo y las bacterias que ellas acechan, como parte de un intento más grande de desarrollar nuevos enfoques integrados para combatir la enfermedad de replante en los manzanos. En los estados occidentales incluyendo Washington, esta enfermedad de árboles jóvenes puede reducir los beneficios brutos por hasta 40.000 dólares durante un período de 10 años, el cual es la vida productiva típica de un huerto.

Un complejo de patógenos causa esta enfermedad, notablemente el hongo Rhizoctonia, el hongo Pythium oomcetes, y el nematodo parásito Pratylenchus penetrans. La fumigación química del suelo ayuda a suprimir estas plagas, pero la fumigación es costosa y no es amigable con el medio ambiente.

Como alternativa, el patólogo de plantas Mark Mazzola está examinando maneras de aumentar las poblaciones de las bacterias Pseudomonas que viven en el suelo alrededor de las raíces de árboles y ayudan a mantener a raya los patógenos.

Mientras realizando investigaciones en el Laboratorio de Investigación de Frutas de Árboles mantenido por el ARS en Wenatchee, Washington, Mazzola observó algo interesante. Cuando perseguidas en el suelo por las amebas predadoras, las bacterias Pseudomonads se apiñan y secretan una defensa bioquímica de proteínas semejantes a surfactantes y llamadas lipopéptidos cíclicos (CLPs por sus siglas en inglés).

Normalmente, las amebas cazan y envuelven su presa con la ayuda de “pies postizos”. Pero los CLPs de las Pseudomonads paran las amebas—o, más precisamente, las explosionan, según Mazzola, quien ha grabado un vídeo de esta actividad.

Sus observaciones son basadas en experimentos en cajas de Petri, tubos de suelo y en las raíces de plantas, utilizando dos razas de bacterias que sí producen CLPs (P. fluorescens SBW25 y SS101) y dos razas mutantes que no producen CLPs, contra la ameba Naegleria americana. En los experimentos, las amebas evitaron las áreas donde vivieron SWB25 y SS101, pero invadieron y consumieron las razas mutantes sin CLPs.

Además de promover la supervivencia, los CLPs también ayudan a las bacterias Pseudomonads a formar biopelículas, de este modo aumentando su utilidad como un agente de biocontrol de la enfermedad de replante, según Mazzola.

Él y su colaborador Jos Raaijmakers de la Universidad de Wageningen presentaron sus hallazgos, incluyendo la identificación de dos CLPs—viscosin y massetolide A—en la revista 'Applied and Environmental Microbiology' (Microbiología Aplicada y Ambiental) disponible en línea en noviembre.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 12/1/2009