Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Los cultivos y las malezas: los primeros respondientes al cambio climático global / 10 de noviembre 2009 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Tractor en un campo de maíz. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Los científicos del ARS están estudiando cómo los niveles elevados de CO2 asociados con el cambio climático global podrían afecta la producción del maíz, la soya y el arroz. Foto cortesía del Servicio de Conservación de Recursos Naturales.


Lea más

Los cultivos y las malezas: los primeros respondientes al cambio climático global

Por Ann Perry
10 de noviembre 2009

Un grupo de fisiólogos de plantas con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) está estudiando cómo el cambio climático global podría afectar la producción de cultivos alimentarios–y estimular la evolución de malezas aún más fuertes.

Lewis Ziska, Richard Sicher y Jim Bunce trabajan en el Laboratorio de Sistemas de Cultivos y el Cambio Climático Global mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland. Durante los últimos años, estos científicos han realizado investigaciones con una variedad amplia de cultivos alimentarios–incluyendo la soya, el arroz, el trigo y el maíz–para aprender más sobre cómo aumentos en las temperaturas y los niveles del dióxido de carbono (CO2) podrían cambiar la dinámica de la producción y los rendimientos de cultivos.

Por ejemplo, en un año típico de producción, casi todo el cultivo de soya en EE.UU. usa variedades genéticamente modificadas para resistir los efectos de herbicidas. Éste permite que los granjeros puedan erradicar malezas en los campos de soya sin perjudicar sus cultivos.

Ziska descubrió que, con niveles típicos de precipitaciones, el crecimiento de la soya genéticamente modificada “Roundup-Ready” es estimulado por los niveles elevados del CO2, pero el nivel más alto de CO2 también estimula el crecimiento de malezas que se típicamente controlan con el herbicida glisofato.

Estudios con maíz sugieren que los niveles más altos de CO2 no estimulan crecimiento de esa planta. Pero con el aumento de los niveles de CO2, también hay un aumento en las temperaturas. Las condiciones más cálidas estimulan las hojas a desarrollarse más temprano y retardan la expansión de las hojas, de este modo suprimiendo la acumulación de biomasa de la planta arriba de la superficie del suelo.

Otros estudios por los científicos mostraron que las malezas Bromus tectorum ('cheatgrass' en inglés) y Cirsium arvense ('Canada thistle' en inglés)–ambas de las cuales son muy agresivas y invasoras–crecen bien cuando los niveles de CO2 aumentan, y algunas variedades del diente de león tienen la capacidad de adaptarse rápidamente a los niveles más altos de CO2. Por otra parte, la misma variabilidad en los dientes de león y otras malezas que facilita la adaptación rápida al cambio climático global podría proveer material genético que se podría utilizar en la crianza de cultivos que tienen más vigor y producen rendimientos más altos.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de noviembre-diciembre del 2009.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés). Esta investigación apoya la prioridad del USDA de desarrollar estrategias para responder al cambio climático global.

Última Modificación: 11/10/2009