Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Comprendiendo por qué el centeno funciona tan bien como un cultivo de cobertura / 16 de octubre 2009 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Campo de centeno como un cultivo de cobertura. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Científicos del ARS están trabajando para mejorar la capacidad del centeno de matar malezas. Los granjeros a menudo usan el centeno como un cultivo de cobertura durante el invierno.


Lea más

Comprendiendo por qué el centeno funciona tan bien como un cultivo de cobertura

Por Dennis O'Brien
16 de octubre 2009

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) pronto podrían descubrir una manera de aumentar la capacidad de matar malezas de un cultivo de cereal que también enriquece el suelo cuando usado como un cultivo de cobertura.

El centeno a menudo se cultiva en el invierno y mata en la primavera para que los tallos muertos se puedan aplastar en los campos de soya y de hortalizas para bloquear la luz del sol y prevenir las semillas de malezas de conseguir la luz necesitada para germinar. El efecto hace el centeno una alternativa popular para los granjeros orgánicos que producen cultivos sin herbicidas. Las raíces de centeno también capturan nutrientes y aguantan el suelo en su sitio, de este modo reduciendo la erosión y el escurrimiento.

John Teasdale, quien es líder de investigación del Laboratorio de Sistemas Agrícolas Sostenibles mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland, está trabajando con químico Cliff Rice con el ARS para averiguar si los compuestos orgánicos emitidos por el centeno en el suelo tienen un papel en suprimir las malezas, y si los compuestos pueden ser explotados para mejorar la capacidad del centeno de matar malezas. Aunque se sabe que los compuestos en el centeno pueden inhibir el crecimiento de malezas, no hay mucha información sobre cómo los compuestos se comportan en el suelo.

Teasdale y Rice cultivaron centeno en el invierno, lo mataron en la primavera y labraron los tallos poco profundos en el suelo o los dejaron sin labrar en la superficie del suelo. Luego ellos tomaron muestras del suelo cada semana para extraer sustancias químicas y probar los suelos para ver cómo crecían la lechuga y el cenizo en ellos. Los investigadores también midieron los niveles de una familia de compuestos orgánicos llamados benzoxazinoides, los cuales son lanzados por el centeno. Se piensa que estos compuestos tienen un papel en la supresión de malezas.

Los investigadores descubrieron que las malezas comienzan a crecer mejor mientras las concentraciones de los compuestos se disminuyen, dentro de unas pocas semanas de cuando el centeno se mató. Los compuestos alcanzaron niveles óptimos aproximadamente una semana después de que el centeno se mató y rebajaron considerablemente dentro de dos o tres semanas. Los resultados preliminares sugieren que los benzoxazinoides sí afectan la química del suelo y podrían aumentar la capacidad del centeno de suprimir malezas.

Esta investigación fue parte de un intento de clarificar asuntos tales como cuánto tiempo se debe crecer el centeno antes de matarlo, la cantidad de biomasa necesitada para maximizar los efectos del centeno, y el impacto del clima y las condiciones del suelo en la eficacia del centeno.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de octubre del 2009.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 10/16/2009