Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Nuevas técnicas para detectar las encefalopatías espongiformes transmisibles / 6 de mayo 2009 / Noticias del Servicio deInvestigación Agrícola, USDA

Vaca y ternero. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Científicos del ARS han desarrollado la primera manera de probar muestras de tejido que han sido preservados en formalina para detectar la presencia de los priones anormales que causan las encefalopatías espongiformes transmisibles tales como la encefalopatía espongiforme bovina (la enfermedad de las vacas locas).


Lea más

Nuevas técnicas para detectar las encefalopatías espongiformes transmisibles

Por Ann Perry
6 de mayo 2009

El químico Eric Nicholson y el veterinario Robert Kunkle con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han descubierto una manera de facilitar el diagnóstico de las encefalopatías espongiformes transmisibles (EETs), las cuales son un grupo de enfermedades mortales que pueden desarrollarse en una gama amplia de animales, incluyendo los humanos.

Se puede diagnosticar definitivamente un EET solamente después de la muerte del animal. Durante el diagnóstico, investigadores típicamente inspeccionan tejidos del animal para detectar la presencia de proteínas anormales llamadas priones usando la técnica de Western blot, o con la inmunohistoquímica. La técnica de Western blot se usa con tejidos frescos o helados. La inmunohistoquímica se usa con tejido que nunca ha sido helado y que ha sido fijado en formalina, la cual es una solución usada para preservar especímenes biológicos. Algunas veces solamente hay tejidos fijados en formalina disponibles para pruebas.

Nicholson y Kunkle, quienes trabajan en el Centro Nacional de Enfermedades Animales mantenido por el ARS en Ames, Iowa, descubrieron una manera de extraer e identificar priones anormales en el tejido fijado en formalina usando una combinación de detergente suave, una serie de ciclos de helar y hervir, y digestión por enzimas. Los primeros resultados indican que la exactitud de este método comienza a disminuir después de dos años después de la preservación inicial del tejido, y es completamente perdida después de seis años.

Nicholson y Kunkle también querían ver si podrían descubrir una manera de usar la técnica de Western blot para detectar la presencia de EETs en tejidos que han sido fijados en formalina y luego preservados en parafina. Ellos descubrieron que sus resultados igualaron--y a veces excedieron--la eficacia del análisis por Western blot en tejidos que solamente habían sido fijados en formalina.

Estos resultados aumentan las herramientas que los científicos pueden usar para estudiar el desarrollo y la transmisión de las EETs. Sus hallazgos facilitarán las pruebas de muestras de tejido por la técnica de Western blot que originalmente fueron preservadas para exámenes por microscopio, y simplificarán la preservación de muestras colectadas en el campo.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de mayo/junio del 2009.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 5/6/2009
Footer Content Back to Top of Page