Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Protegiendo los suelos y produciendo el biocombustible con el residuo de maíz / 27 de octubre 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

El científico del suelo Doug Karlen y la técnica Tanya Ferguson examinan muestras de suelo en un campo de tallos de maíz. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El científico del suelo Doug Karlen y la técnica Tanya Ferguson evalúan cómo cosechar los tallos de maíz para utilización en la producción del etanol puede afectar la calidad del suelo y los rendimientos de cultivos en el futuro, y cómo la producción del etanol puede variar como resultado de la utilización de diferentes métodos de cosechar.


Lea más

Protegiendo los suelos y produciendo el biocombustible con el residuo de maíz

Por Ann Perry
27 de octubre 2008

Algún día, los tallos de maíz dejados en los campos después de cosechar los granos podrían ser una materia prima valiosa para la producción del etanol celulósico. Mientras tanto, el científico del suelo Doug Karlen con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) está determinando cuál porción de la planta funcionará mejor para la producción del etanol celulósico. Él también está estudiando la cantidad de residuo de maíz que necesita quedarse en los campos para prevenir la erosión del suelo y para reciclar los nutrientes esenciales de planta.

Karlen trabaja en el Laboratorio Nacional de Tierra Cultivada en Ames, Iowa. Él se asoció con un grupo de investigación que cortó los tallos de maíz a cuatro diferentes alturas para cuantificar la cantidad y calidad del residuo de maíz que se pueden obtener usando diferentes estrategias de sacamiento.

El grupo también evaluó varios aspectos de cosechar los residuos para la producción de etanol. Estos factores incluyeron los desafíos de ingeniería asociados con la cosecha; cómo el sacamiento de los residuos podría afectar la producción de cultivos en el futuro; y cómo la producción potencial de etanol podría variar con diferentes métodos de cosechar.

Como parte del estudio, los rendimientos de residuos de los cuatro grupos de cosecha fueron convertidos en etanol usando un procesamiento bioquímico. Los investigadores midieron los resultantes rendimientos netos de energía y decidieron que el factor que tuvo el más impacto en la eficacia de conversión era el nivel de humedad en la materia prima.

Después de evaluar la rapidez y la conveniencia de cosechar, el contenido aceptable de agua en el residuo, y otros factores, los investigadores concluyeron que cortar los tallos a un "corte normal" resultará en la cosecha de residuos más económica y más eficaz para la producción de biocombustible. Cuando los investigadores cosecharon los tallos de "corte normal", por lo menos 16 pulgadas de rastrojo se quedó en el campo.

La investigación por Karlen es parte de un intento nacional de evaluar los costes y beneficios ambientales y económicos que podrían resultar de un sacamiento a gran escala del residuo de maíz para la producción de etanol celulósico. Este proyecto nacional, llamado 'Renewable Energy Assessment Project' (Proyecto de Evaluación de Energía Renovable) o REAP por sus siglas en inglés, apoya a los productores de maíz que quieren optimizar las prácticas agrícolas sostenibles que aumentan producción, reducen costes y protegen los recursos naturales.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de octubre del 2008.

ARS es una agencia de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 10/27/2008
Footer Content Back to Top of Page