Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Protegiendo la lechuga romana contra los patógenos / 27 de junio 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Lechuga romana
Los investigadores del ARS han descubierto que las hojas más jóvenes de la lechuga romana podrían ofrecer más beneficios nutricionales a la bacteria E. coli—un hallazgo que podría llevar a nuevos métodos para proteger la lechuga romana y otras verduras frondosas contra los microbios perjudiciales.

Una ayudante de investigación inocula una hoja de lechuga romana con la bacteria E. coli O157:H7
Danielle Goudeau, quien es ayudante de investigación con el ARS, inocula una hoja de lechuga romana con la bacteria E. coli O157:H7 para estudiar la biología del patógeno en las verduras frondosas.


Lea más

Protegiendo la lechuga romana contra los patógenos

Por Marcia Wood
27 de junio 2008

Saber las preferencias de los patógenos alimentarios tales como Escherichia coli O157:H7 es esencial para montar un contraataque exitoso contra estos microbios. Por esta razón, Maria T. Brandl, quien es microbióloga con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), y su colega Ronald G. Amundson, con la Universidad de California-Berkeley, están investigando la habilidad no muy bien entendida de E. coli O157:H7 y Salmonella enterica de contaminar la lechuga romana.

Brandl trabaja en la Unidad de Investigación de la Seguridad y Microbiología de Productos Agrícolas mantenida por el ARS en Albany, California.

En experimentos, los científicos expusieron las hojas de la lechuga romana a E. coli O157:H7 y descubrieron que, después de 24 horas, las poblaciones del microbio fueron 10 veces más grandes en las hojas jóvenes que en las hojas más maduras.

Una explicación: Las hojas jóvenes ofrecen más beneficios nutricionales para E. coli. Las hojas jóvenes tienen aproximadamente tres veces más nitrógeno y aproximadamente 1,5 veces más carbono que las hojas más maduras, según Brandl y Amundson.

Científicos han sabido por décadas que las plantas exuden compuestos—de las hojas y raíces—que las bacterias y los hongos pueden utilizar para alimentarse. Pero el estudio de la lechuga romana, publicado temprano este año en la revista 'Applied and Environmental Microbiology' (Microbiología Aplicada y Ambiental), es el primero en documentar los niveles diferentes de las materias exudadas en las hojas de la lechuga romana de las dos clases de edad. También es el primero en mostrar que E. coli no sólo se agarra a las hojas, sino también se multiplica.

Agregar nitrógeno a las hojas más maduras aumentó el crecimiento de E. coli y también reveló un papel clave del nitrógeno en ayudar a este patógeno. Por esa razón, una estrategia que reduce el uso del fertilizante de nitrógeno en los campos de la lechuga romana podría valer la pena investigar, según Brandl.

Según James A. Lindsay, líder del programa nacional del ARS para investigaciones relacionadas con la seguridad alimentaria, hay guías sobre la seguridad alimentaria—con información específica para cada comodidad—sobre la producción y la cosecha de las verduras frondosas tales como la lechuga. Estas guías fueron desarrolladas mediante de una colaboración académica, gubernamental e industrial, en un intento de estimular el uso de buenas prácticas agrícolas.

ARS es una agencia de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 6/27/2008