Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Los adolescentes y los bocados / 9 de mayo 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Dibujo de leche y galletas. Imagen cortesía del banco de imágenes gratis de Microsoft Office.
Los bocados aumentan la probabilidad de que los adolescentes cumplan con algunas de las recomendaciones de la guía nutricional MiPirámide, pero también aumentan la probabilidad de un consumo más alto de grasas y azucares agregadas. Se puede obtener una guía nutricional hecha a la medida en www.mypyramid.gov. Dibujo cortesía del banco de imágenes gratis de Microsoft Office.


Lea más

Los adolescentes y los bocados

Por Rosalie Marion Bliss
9 de mayo 2008

Algunos científicos han estudiado el efecto de los bocados en el consumo de los nutrientes y grupos de alimentos recomendados en la guía nutricional MiPirámide para adolescentes, y los hallazgos son tanto positivos como negativos. Después de analizar los hábitos alimentarios de más de 4,000 adolescentes encuestados por todo EE.UU., los científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) descubrieron que el 90 por ciento de los adolescentes reportaron comer por lo menos uno bocado por día.

El estudio fue dirigido por la dietista Rhonda Sebastian con el Centro de Investigación de Nutrición Humana mantenido por ARS en Beltsville, Maryland. El estudio ha sido publicado en línea y también aparece en 'Journal of Adolescent Health' (Revista de la Salud de Adolescentes) en mayo. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Los adolescentes de 12 a 19 años de edad—jóvenes seleccionados como una muestra representativa de la población estadounidense—reportaron acerca de todos los alimentos que habían comido durante un período de 24 horas mientras participando en la encuesta llamada en inglés 'What We Eat in America/NHANES 2001-2004' (Lo Que Comemos en América). En total, se descubrió que los bocados aumentaron el consumo de algunos de los grupos de alimentos recomendados en MiPirámide, pero también contribuyeron al consumo de calorías discrecionales excedentes en forma de grasas y azucares agregadas.

Entre los adolescentes que comieron la cantidad más alta de bocados—aquellos que comieron cuatro o más bocados en un día—ambos chicos y chicas comieron dos veces más fruta comparados con los adolescentes que no comieron bocados. A pesar de eso, casi tres cuartos de los adolescentes que comieron mucha fruta fallaron en cumplir con la recomendación de MiPirámide de comer de 1,5 tazas a 2,5 tazas de fruta diariamente, dependiendo de la edad, el sexo y el nivel de actividad.

En el lado positivo, los chicos que comieron bocados más frecuentemente tenían significativamente más probabilidad de cumplir con la recomendación de MiPirámide sobre el consumo de leche, la cual es tomar tres tazas diariamente para ambos chicos y chicas. Las chicas que comieron muchos bocados, sin embargo, no tenían más probabilidad de cumplir con la recomendación sobre el consumo de leche, comparadas con las chicas que no comieron bocados.

Entre todos los adolescentes encuestados, los bocados por término medio representaron el 43 por ciento del consumo total diario de azucares agregadas, las cuales los adolescentes consumieron principalmente en forma de refrescos, bebidas de fruta, dulces, postres lácteos y pasteles. Los investigadores concluyeron que reemplazar estos bocados con comidas y bebidas más nutritivas podrían ayudar a los adolescentes a comer dietas más parecidas a las recomendaciones nacionales.

Última Modificación: 9/17/2008
Footer Content Back to Top of Page