Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Creando hábitats que satisfacen a las abejas salvajes de EE.UU. / 4 de abril 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Una abeja azul del huerto en una flor de manzana.
Estudios acerca de la abeja azul del huerto--mostrada aquí en una flor de manzana--podrían revelar nuevas maneras de animar estos polinizadores muy competentes a vivir y trabajar en los huertos y campos agrícolas. Imagen cortesía de T. L. Pitts-Singer.


Lea más

Creando hábitats que satisfacen a las abejas salvajes de EE.UU.

Por Marcia Wood
4 de abril 2008

Semejante a la gente que busca un lugar perfecto para vivir, algunas abejas femeninas buscan el sitio ideal para construir sus nidos.

Theresa L. Pitts-Singer, quien es entomóloga con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), está descubriendo más sobre las "señales para anidar" que influyen las decisiones de las abejas salvajes en su búsqueda para un sitio. Esta información podría persuadir a más de los polinizadores a instalarse en nuevas estructuras listas para habitar y proporcionadas por cultivadores y apicultores.

Algunas abejas les gusta vivir en huecos cómodos y oscuros llamados "cavidades para anidar". Estas varían desde huecos profundos taladrados en tablas de madera hasta fajos de tubos de cartón o cañas huecas. Los cultivadores y apicultores colocan estructuras para las abejas en huertos y campos donde se espera que las abejas vivan y trabajen.

Las abejas salvajes aumentan el trabajo de la abeja europea, la cual actualmente está afligida por un problema extraño conocido como el desorden del colapso de colonias, según Pitts-Singer, quien trabaja en la Unidad de Investigación de la Biología, el Manejo y la Sistemática de Insectos Polinizadores, mantenida por el ARS en Logan, Utah.

Los científicos ya saben que las abejas azules del huerto (Osmia lignaria) y ciertas otras abejas salvajes prefieren nidificar en cavidades que otras abejas femeninas de otras especies previamente ocuparon. Esta preferencia es problemática porque estos viejos sitios podrían estar contaminados con esporas que causan enfermedades, según Pitts-Singer.

Para entender la atracción de estos viejos sitios, Pitts-Singer está investigando algunas sustancias extraídas de los sitios, incluyendo polen, hojas, lodo, y un líquido que las abejas aplican a las paredes de la cavidad.

En una prueba, Pitts-Singer y colegas usaron tubos de vidrio para simular los agujeros del nido, y luego colectaron el líquido seco que las abejas han dejado en las paredes. Los científicos están usando instrumentos sofisticados de laboratorio para recoger nueva información sobre la composición química del líquido.

Posiblemente secretado por las abejas para distinguir entre los nidos, el líquido también podría aumentar la atracción general de un sitio anteriormente ocupado. Si es el caso, las investigaciones de Pitts-Singer podrían llevar al uso de versiones sintéticas del líquido para hacer las nuevas estructuras de nido del mañana más atractivas.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 4/4/2008
Footer Content Back to Top of Page