Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Científicos usan bacterias para proteger el trigo contra un hongo perjudicial / 3 de abril 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Espiga de trigo infectada con la fusariosis. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Algunas bacterias beneficiosas que viven en flores podrían ayudar a proteger los cultivos de granos contra la fusariosis de la espiga del trigo.


Lea más

Científicos usan bacterias para proteger el trigo contra un hongo perjudicial

Por Jan Suszkiw
3 de abril 2008

Algunas bacterias beneficiosas que viven en flores pronto podrían ser usadas para combatir Fusarium graminearum, un hongo que causa la fusariosis de la espiga del trigo así como enfermedades en la cebada y otros cultivos de cereales.

Según David Schisler, quien es patólogo con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), las bacterias naturales podrían competir contra F. graminearum para los nutrientes exudados por las anteras de la planta de trigo.

Un tal nutriente, llamado colina, es rico en el carbono que tanto las bacterias como el hongo necesitan para crecer. También parece que F. graminearum depende de la colina como una señal química para mandar un tubo bacteriano dentro de los tejidos de las anteras. Esta actividad afecta los granjeros--en términos económicos--cuando estas brechas fúngicas llevan a la producción de granos marchitados y pálidos, según Schisler, quien trabaja en la Unidad de Investigación de Bioprotección de Cultivos mantenida por el ARS en Peoria, Illinois. Las bacterias beneficiosas no causan tal daño al trigo y no representan un riesgo a los consumidores.

En estudios de invernadero y pruebas de campo, Schisler y su colega Mike Boehm, quien es patólogo de plantas con la Universidad Estatal de Ohio, aumentaron la comunidad natural de las bacterias beneficiosas en trigo, usando cultivos de laboratorio, después del florecimiento de las plantas de trigo. Esta acción le dio una ventaja a la bacteria en consumir la colina y redujo la cantidad del nutriente disponible para señalar al hongo.

En pruebas, rociar formulaciones de las bacterias beneficiosas en parcelas de dos variedades comerciales de trigo redujo la severidad de la fusariosis de la espiga por hasta el 63 por ciento.

Los investigadores aislaron de las anteras de trigo 123 cepas bacterianas, las cuales metabolizan la colina, y las examinaron para evaluar su capacidad de impedir las actividades del hongo dañoso. Una especie de Pseudomonas llamada AS 64.4 fue la más eficaz en suprimir el hongo.

El grupo de Schisler también ha estudiado otros microbios que tienen la capacidad de combatir la fusariosis, incluyendo algunas levaduras y bacterias que secretan antibióticos. Según Schisler, es posible que estos microbios puedan ser combinados en un biopesticida que los granjeros podrían rociar en el trigo como una protección adicional contra la fusariosis.

Lea más sobre la investigación en la revista 'Agricultural Research' de abril 2008.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 4/3/2008
Footer Content Back to Top of Page