Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Científicos estudian la grasa corporal de las aves de corral / 23 de enero 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Aves de corral. Enlace a la información en inglés sobre la foto


Lea más

Científicos estudian la grasa corporal de las aves de corral

Por Sharon Durham
23 de enero 2008

La obesidad es un problema para muchos consumidores estadounidenses—y ahora aun las aves de corral tienen demasiada grasa corporal. Por consiguiente, algunos científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están buscando maneras para ayudar a los productores a producir eficazmente las aves de corral que tienen el peso corporal óptimo mientras minimizando la grasa excedente.

En el Laboratorio de Biociencia y Biotecnología Animal mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland, científicos Monika Proszkowiec-Weglarz y Mark Richards, junto con líder de investigación John McMurtry y colaborador Ramesh Ramachandran de la Universidad Estatal de Pensilvania, recientemente identificaron y secueciaron los genes que regulan la utilización de energía por células individuales y el consumo de energía por los pollos. Los investigadores también demostraron que los genes funcionan en diferentes tejidos por todo el cuerpo del pollo parrillero.

Este camino bioquímico importante, previamente descubierto en otros animales, mantiene el equilibrio de energía en el cuerpo del pollo. Un componente clave del camino es una enzima llamada la proteína kinasa activada por AMP (o AMPK por sus siglas en inglés).

En todos animales, la obesidad resulta de un desequilibrio que ocurre cuando el consumo de energía alimentaria (calorías) excede los requisitos del cuerpo. La energía excedente se almacena principalmente en forma de grasa. Con el tiempo, para satisfacer las demandas de consumidores mundialmente, los productores han desarrollado aves de corral que crecen más rápidamente y producen más carne. Pero los pollos parrilleros modernos no se mantienen en equilibrio su consumo de pienso y sus requisitos de energía. Cuando estas aves tienen un acceso no restringido al pienso, comen demasiado y llegan a ser obesas.

La AMPK tiene un papel clave en percibir los niveles de energía en células. Estimula una serie de acciones que afectan el consumo de alimento y el metabolismo de grasa, carbohidratos y proteínas. Según Proszkowiec-Weglarz, la AMPK en realidad es un "indicador molecular de combustible" y un regulador metabólico principal en células. También responde a fluctuaciones en los niveles de energía en las células y hormonas y nutrientes fuera de las celulas.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de enero 2008.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/23/2008