Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Soluciones para los problemas del almacenamiento del lúpulo / 17 de enero 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Jeanine DeNoma y Barbara Reed examinan plantulas de lúpulo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Las plantulas de lúpulo pueden ser almacenadas en sacos plásticos semiimpermeables por uno a tres años sin transferirlas, pero se deben inspeccionarlas tres veces por año para comprobar su viabilidad. La técnica Jeanine DeNoma (izquierda) y la fisióloga de plantas Barbara Reed inspeccionan algunas plantas almacenadas con el hierro estándar MS, el cual que permite un almacenaje más largo comparado con el medio de cultivo que contiene el quelato de hierro conocido como sequestrene.


Lea más

Soluciones para los problemas del almacenamiento del lúpulo

Por Laura McGinnis
17 de enero 2008

Para ayudar a los criadores a mejorar el lúpulo para la elaboración de cerveza y otros sectores estadounidenses, el Repositorio Nacional de Germoplasma Clonal (NCGR por sus siglas en inglés) del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Corvallis, Oregón, mantiene una colección diversa de lúpulos.

Allí, los científicos y conservadores preservar el germoplasma—materia genética tal como plantas, puntas de brotes, y semillas—de más de 150 variedades de lúpulo colectadas de más de 24 países, desde el Ahil de Yugoslavia hasta el Zlatan de Checoslovaquia.

Los investigadores cultivan aproximadamente 250 accesiones como plantas en macetas y preservan aproximadamente 57 accesiones como cultivos de tejido. Treinta accesiones también son criopreservadas—es decir, almacenadas congeladas en nitrógeno líquido por períodos extendidos—en el Centro Nacional para la Preservación de Recursos Genéticos mantenido por el ARS en Fort Collins, Colorado. Los cultivos de tejido se almacenan en temperaturas de aproximadamente 39 grados Fahrenheit por dos años o más.

La fisióloga de plantas Barbara Reed y sus colegas del NCGR investigaron cómo 12 genotipos de lúpulo respondieron a la formulación de hierro usada en el medio de cultivo durante el almacenamiento. Sus observaciones han conducido a técnicas mejoradas de almacenamiento.

Semejante a las diferentes necesidades dietéticas de un adulto recuperándose después de cirugía y un adolescente preparándose para un maratón, los requisitos nutricionales de plantas varían basados en su etapa de desarrollo y el ambiente de almacenaje. Identificar los requisitos precisos es imprescindible para el almacenamiento exitoso de germoplasma.

En el pasado, los científicos del NCGR notaron que los lúpulos almacenados en un medio estándar conteniendo un nivel moderado de hierro a veces emergieron del almacenamiento con una deficiencia de hierro cuando subsecuentemente cultivados. Los científicos aprendieron que la adición del quelato de hierro conocido como sequestrene al medio de cultivo ayudó a la mayoría de las plantas a crecer mejor.

Pero Reed y sus colegas también observaron una paradoja sobre el medio de cultivo rico en hierro. Aunque algunas variedades de lúpulo crecieron mejor en un cultivo rico en hierro, las mismas plantas sobrevivieron mejor en un ambiente de almacenamiento que contuvo menos hierro.

En consecuencia, los investigadores han modificado su procedimiento de almacenaje, reduciendo el nivel de hierro en el medio de cultivo aproximadamente un mes antes del almacenamiento. Esta acción reduce la deficiencia de hierro en la planta sin comprometer la vida de la accesión durante el almacenamiento.

Lea más sobre esta información en la revista 'Agricultural Research' de enero 2008.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/17/2008
Footer Content Back to Top of Page