Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Una avispa podría ayudar a controlar una plaga del arándano / 7 de enero 2008 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Blair Sampson observa un video que muestra una avispa introduciendo sus huevos en una larva de la mosca agallador. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El entomólogo Blair Sampson observa mientras una avispa Synopeas introduce sus huevos en una larva recién empollada de la mosca agallador.


Lea más

Dibujo de la avispa Synopeas. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Un adulto femenino de la avispa Synopeas tiene un tamaño similar al de un grano de pimienta recién molida (de 0,3 to 0,5 mm). Dibujo por Blair Sampson.

Una avispa podría ayudar a controlar una plaga del arándano

Por Jan Suszkiw
7 de enero 2008

Algunas avispas minúsculas descubiertas por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Poplarville, Misisipí, podrían ayudar a los cultivadores del arándano en la región de la costa del Golfo a controlar la plaga principal de su cultivo: la mosca agalladora.

Las larvas de esta mosca deforman los brotes de la planta de arándano cuando se alimentan, de este modo poniendo en peligro la formación de hasta 10 bayas por brote. En los estados de la costa del Golfo tales como la Florida, las moscas son tan numerosas que algunos cultivadores del arándano han abandonado las variedades del tipo 'rabbiteye', las cuales sufren muchos ataques por este insecto.

Pero ahora hay buenas noticias para los cultivadores del arándano: las moscas también son un alimento—para una avispa.

El entomólogo Blair Sampson hizo el descubrimiento mientras trabajando en el Laboratorio Sureño Hortícola mantenido por ARS en Poplarville. Sampson y su ayudante de investigación estaban examinando la larva de la mosca agalladora bajo un microscopio cuando unas mandíbulas minúsculas aparecieron, desgarrando el espécimen.

Las mandíbulas pertenecieron a una avispa inmadura—una de cuatro especies parásitas subsecuentemente descubiertas por Sampson. Las avispas son miembros de los géneros Synopeas, Inostemma y Platygaster, pero Sampson todavía no las ha asignado nombres de especies.

En los campos del arándano, la avispa femenina busca y pica las larvas de la mosca agalladora que se esconden dentro de los brotes de las plantas. La avispa luego inyecta sus huevos en el estómago y cerebro de su víctima.

Allí, los huevos se desarrollan en avispas inmaduras que luchan entre sí mismas para la oportunidad de comer su huésped. Es una lucha de mandíbula contra mandíbula que termina cuando se queda solamente una avispa.

Pero los perdedores reales son las moscas agalladoras. Sampson ha determinado que una población natural de las avispas en los campos del arándano puede matar el 40 por ciento de las moscas, controlándolas por hasta 200 días.

Sampson explorará la posibilidad de criar las avispas para lanzamiento en las áreas donde el uso de insecticidas ha disminuido las poblaciones naturales de ellas.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de enero 2008.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/7/2008
Footer Content Back to Top of Page