Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

El impacto nutritivo de minerales en el desarrollo neonatal / 25 de septiembre 2007 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

James Penland realiza una electroencefalograma en una voluntaria sentada delante de una computadora. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Estudios en el Centro Grand Forks de Investigación de Nutrición Humana han mostrado que el cobre y el zinc tienen papeles importantes en la función cerebral. En la foto aquí, el psicólogo James Penland realiza una electroencefalograma (EEG por sus siglas en inglés), la cual mide las reacciones del cerebro de una voluntaria durante un estudio alimenticio.


Lea más

El impacto nutritivo de minerales en el desarrollo neonatal

Por Rosalie Bliss
25 de septiembre 2007

El cobre ayuda a mover las señales de telecomunicación por los cables telefónicos, permitiendo que la gente hablen a través de largas distancias. Cantidades minúsculas de cobre, dentro de ciertas enzimas en el cerebro, también ayudan a formar neurotransmisores claves que permiten que las células del cerebro a "hablen" el uno al otro.

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) ahora han descrito la importancia de cantidades adecuadas de cobre para la función cerebral. Sus estudios con animales indican que un consumo adecuado de cobre es imprescindible para el feto durante el embarazo—un concepto llamado "programación nutricional".

Un estudio anterior con animales, dirigido por el biólogo Curtiss Hunt, mostró que aun una privación moderada de cobre en los ratones preñados causó un subdesarrollo en las áreas que controlan memoria en los cerebros en desarrollo de sus cachorros. Hunt es un científico en el Centro Grand Forks de Investigación de Nutrición Humana (GFHNRC por sus siglas en inglés) mantenido por ARS en Grand Forks, Dakota del Norte.

Los ratones del estudio se les dieron dietas bajas en cobre durante la gestación, lactación, o ambas. Sus cachorros—cuando comparados con cachorros nacidos a las madres alimentadas con dietas que contuvieron suficiente cobre—exhibieron un desarrollo retardado en las áreas del cerebro llamadas el hipocampo y la convolución del cerebro dentate. Estas áreas tienen papeles importantes en las funciones más avanzadas del cerebro, tales como la capacidad de aprender.

Varios mecanismos bioquímicos esenciales en el desarrollo del cerebro que son asociados con una deficiencia del cobre ahora han sido descritos en Nutritional Neuroscience (Neurociencia Nutricional), un libro por el autor y químico del GFHNRC W. Thomas Johnson.

Por lo general, una deficiencia del cobre no es una preocupación de salud pública en EE.UU. Pero de 8 a 16 por ciento de las mujeres en edad fértil tuvieron un consumo inadecuado del cobre en una encuesta nacional de consumo alimentario realizada por el ARS en 2001 y 2002.

El consumo de una dieta equilibrada que contiene una variedad de alimentos nutritivos es el mejor método de conseguir niveles adecuados de cobre dietético, según Johnson. Buenas fuentes de cobre incluyen hígado de res, setas, mezclas de nueces y frutas secas, cebada, y puré de tomate enlatado.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de septiembre 2007.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 9/25/2007