Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Investigación genética descubre una correlación entre CCD y un virus / 6 de septiembre 2007 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Abejas en panal de miel. Enlace a la información en inglés sobre la foto

VídeoVídeos y grabación sobre las investigaciones del ARS sobre el CCD (solamente en inglés):


Lea más

Investigación genética descubre una correlación entre CCD y un virus

Por Kim Kaplan
6 de septiembre 2007

WASHINGTON, D.F., 6 de septiembre—Un grupo dirigido por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS), la Universidad Estatal de Pensilvania (PSU por sus siglas en inglés), y la Universidad de Columbia (CU por sus siglas en inglés) ha descubierto una correlación entre el desorden del colapso de colonias (CCD por sus siglas en inglés) en las abejas de miel y un virus de abejas de miel llamado el virus israelí de la parálisis aguda, según un papel publicado esta semana en la revista 'Science' (Ciencia).

El entomólogo del ARS Jeffery S. Pettis, lider del Laboratorio de Investigación de Abejas mantenido por ARS en Beltsville, Maryland; Diana L. Cox-Foster, profesora en el Departamento de Entomología de PSU; y W. Ian Lipkin, director del Centro de Infecciones e Inmunidad en la Escuela Mailman de Salud Pública de CU, dirigieron el grupo que realizó una evaluación genética de abejas de miel recogidas de 30 colonias con CCD y 21 colonias sin CCD en cuatro sitios en EE.UU.

La evaluación genética permitió a los científicos a identificar los patógenos a los cuales las abejas de miel han sido expuestas. En total, las abejas de miel—con CCD y sin CCD—tuvieron seis tipos simbióticos de bacterias y ocho grupos de bacterias, 81 hongos de cuatro líneas, y siete virus.

La búsqueda para patógenos potenciales fue realizada usando una nueva manera de secuenciar la materia genética de abejas sanas y enfermas. Esta tecnología, llamada la secuencia de alto rendimiento, permite una mirada detallada al ADN de todos los organismos, bacterias, hongos y virus que están presentes en las abejas.

Entonces los investigadores buscan en colecciones de los genomas conocidos de otros organismos para encontrar los equivalentes más cercanos con las secuencias genéticas de los organismos presentes en las abejas. Esta comparación provee una identificación muy precisa de los organismos presentes, por lo menos al nivel de la familia o el género.

A menudo las especies pueden ser identificadas, y organismos no conocidos—si presentes—también pueden ser catalogados para más estudios. El trabajo de secuenciar fue dirigido por Michael Egholm, vicepresidente de la compañía 454 Life Sciences Corp. de Bradford, Connecticut, seguido por un gran intento del grupo para identificar más precisamente los grupos específicos de microorganismos.

El único patógeno encontrado en casi todas las muestras de las colonias de abeja de miel con CCD, pero no en las colonias sin CCD, fue el virus israelí de la parálisis aguda (IAPV por sus siglas en inglés), un dicistrovirus transmitido por el ácaro varroa. El virus fue encontrado en 96,1 por ciento de las muestras de las abejas con CCD.

Este es el primer reporte de IAPV en EE.UU. IAPV fue identificado por primera vez en las colonias de abejas de miel en Israel en 2002, donde las abajes de miel exhibieron un comportamiento inusual, tal como aleteando sus alas fuera de la colmena, y una pérdida de poblaciones de abejas obreras. IAPV todavía no ha sido aceptado oficialmente como una especie distinta. Es un pariente cercano del virus Cachemira de las abejas, el cual ha sido encontrado anteriormente en EE.UU.

"Este descubrimiento no identifica IAPV como la causa de CCD", dijo Pettis. "Lo que hemos descubierto es solamente una fuerte correlación entre la presencia de IAPV y CCD. No hemos probado una conexión de causa y efecto".

Incluso si el IAPV demuestra ser una causa de CCD, también puede haber otros factores contribuyentes—los cuales los investigadores están estudiando—que causan tensiones en la colonia de la abeja y permite al virus a reproducirse.

El próximo paso es exponer algunas colmenas sanas a IAPV para ver si CCD se desarrolla.

CCD comenzó a ser una preocupación en el invierno del 2006-2007 cuando algunos apicultores comenzaron a reportar pérdidas de 30 a 90 por ciento de sus colmenas. Aunque la pérdida de colonias no es inesperada durante el invierno, la magnitud de las pérdidas sufridas por algunos apicultores fue muy inusual.

El síntoma principal es encontrar ningunas o pocas abejas adultas de miel presentes sin abejas muertas en la colmena. A menudo todavía hay miel en la colmena, y abejas inmaduras también están presentes.

La polinización es un elemento imprescindible en agricultura, ya que las abejas de miel polinizan más de 130 cultivos en EE.UU. y agregan un valor de 15 mil millones de dólares anualmente a los cultivos. Había suficientes abejas de miel para polinizar la agricultura estadounidense este año, pero los apicultores podrían enfrentarse con un problema serio el próximo año y en el futuro si CCD se expande y no hay ningún tratamiento.

Más información sobre CCD está disponible en línea en www.ars.usda.gov/is/br/ccd/.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 9/6/2007
Footer Content Back to Top of Page