Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Un enfoque frío al empollamiento de huevos de nematodo / 28 de febrero 2007 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Micrografía electrónica de barrido de baja temperatura de un huevo y nematodo del quiste de la soya. Enlace a versión a 300 dpi.
Un nematodo del quiste de la soya y su huevo, ampliados 1000 veces en una micrografía electrónica de barrido de baja temperatura. Los científicos del ARS en Beltsville, Maryland, han hecho algunos hallazgos interesantes sobre las características reproductoras de esta plaga y su ambiente. (Plato 10334, cortesía de la Unidad de Microscopía Electrónica del ARS.) Haz clic aquí para ver una versión a 300 dpi.


Lea más

Un enfoque frío al empollamiento de huevos de nematodo

Por Luis Pons
28 de febrero 2007

Las características de empollar de los huevos de los nematodos del quiste de la soya, especialmente después de ser expuestos al frío, podrían ofrecer indicios que algún día podrían ayudar a controlar las plagas, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Beltsville, Maryland.

Los nematodos del quiste de la soya, Heterodera glycines, son ascárides microscópicos en el suelo que les cuestan a los granjeros estadounidenses cientos de millones de dólares en pérdidas cada año.

El fisiólogo Edward Masler y la patóloga de plantas Inga Zasada, en el Laboratorio de Nematología mantenido por ARS en Beltsville, han estudiado las condiciones de empollamiento de los huevos de esta plaga. Ellos han descubierto que los huevos se dividen en dos categorías: aquellos que fácilmente empollan en agua, y aquellos que solamente empollan cuando expuestos a una planta huésped.

En investigaciones subsecuentes, Masler y Zasada descubrieron que la duración de exposición al frío reduce la cantidad de huevos del nematodo del quiste de la soya que subsecuentemente empollarán en agua.

En un estudio, 70 por ciento de los huevos de H. glycines fácilmente empollaron en agua de 81 grados F durante un período de 12 días, mientras los otros huevos empollaron solamente cuando expuestos a las plantas de soya. Los científicos entonces almacenaron huevos en agua refrigerada a 41 grados F por varias duraciones de tiempo, y descubrieron que la refrigeración suprimió el empollamiento pero no mató los huevos.

Aunque los huevos refrigerados finalmente empollaron cuando regresados al agua de 81 grados F, la duración del período de refrigeración afectó la cantidad de huevos que empollaron en agua. Esa tasa se redujo a 30 por ciento después de dos semanas de refrigeración, a 20 por ciento después de cuatro semanas, y a menos de 10 por ciento después de seis semanas.

Los resultados indican que si el desarrollo del embrión del nematodo se para antes de alcanzar una etapa crítica, podría continuar solamente después de que el embrión es expuesto a estímulos adicionales—tales como de una planta huésped—y se regresa a una temperatura normal.

Según Masler, la refrigeración tiene potencial como una manera de producir huevos de H. glycines en diferentes etapas de desarrollo. Estos serían útiles para el estudio de moléculas relacionadas con el empollamiento y otras funciones reguladoras que podrían ser explotadas para el control biológico de la plaga.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 2/28/2007