Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Consejos para los cultivadores de la caña de azúcar en Luisiana / 21 de febrero 2007 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Campo de plantas volcadas de la caña de azúcar
Un espectáculo común después del huracán Katrina: Un campo de plantas aplastadas de la caña de azúcar. Foto por Thomas Tew del ARS en Houma, Luisiana.


Lea más

Consejos para los cultivadores de la caña de azúcar en Luisiana

Por Erin Peabody
21 de febrero 2007

En 2005, los granjeros de azúcar en Luisiana tuvieron más de su parte de desafíos, los cuales típicamente incluyen insectos molestos, malezas y enfermedades. El 29 de agosto, el Huracán Katrina tocó tierra, lanzando vientos de 75 millas por hora sobre los condados que cultivan caña a través de la parte sureña del estado y causando nuevos problemas para los cultivadores de la caña de azúcar.

Dando ayuda a estos cultivadores con la recuperación están los científicos del Laboratorio de Investigación de la Caña de Azúcar, mantenido por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Houma, Luisiana. Bajo la dirección del líder de investigación Ed Richard, los científicos y técnicos del laboratorio están ofreciendo sus mejores consejos sobre cómo manejar la caña torcida y sumergida.

Según Ben Legendre, anteriormente un investigador de la caña de azúcar para el ARS y ahora trabajando en el Centro de Agricultura de la Universidad Estatal de Luisiana en St. Gabriel, más de 300.000 acres de caña fueron afectados por la tormenta.

Los vientos severos y las lluvias de Katrina golpearon las plantas de caña de 8 a 10 pies de altura. Las partes superiores fueron cortadas y franjas amplias de caña fueron aplastadas.

Luego, en un doble hachazo, golpeó Huracán Rita. La marejada de la tormenta empujó de ocho a 10 pies de agua hacia tierra por varias millas e inundaron más de 35.000 acres de caña. Muchos campos se quedaron debajo del agua por más de cuatro días.

Con la ayuda de fondos federales especiales de emergencia de las agencias del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés), los cultivadores afectados ahora están tratando de recuperarse de los daños de un costo estimado de 280 millones de dólares.

El laboratorio en Houma está proveyendo ayuda en forma de consejos basados en investigaciones científicas para los cultivadores cuyos campos fueron inundados con agua salada. Según Richard, es difícil predecir cómo estas plantas sobrevivirán durante el próximo par de años. Esta incertidumbre es frustrante para los cultivadores, ya que la caña de azúcar es una planta perenne que típicamente produce cuatro años de cosechas.

Los científicos de Houma también están discutiendo opciones de manejo de plagas con los cultivadores, ya que las inundaciones extendidas también mataron muchos insectos depredadores beneficiosos.

Lea más sobre la investigación en la revista 'Agricultural Research' de febrero 2007.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del USDA.

Última Modificación: 2/21/2007
Footer Content Back to Top of Page