Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Fabricantes de azúcar se benefician de una nueva prueba de enzimas / 2 de febrero 2007 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Gillian Eggleston demuestra la nueva prueba a Hedgardo M. Centella. Enlace a la información en inglés sobre la foto
La química Gillian Eggleston (derecha) demuestra la prueba enzimática sencilla y rápida a Hedgardo M. Centella, un técnico en el laboratorio del fabricante Alma Sugarcane Factory en Lakeland, Luisiana.


Lea más

Fabricantes de azúcar se benefician de una nueva prueba de enzimas

Por Erin Peabody
2 de febrero 2007

El azúcar que se usa para el café, el cereal y los postres favoritos parece tan simple, tan puro. ¿Y el proceso de extraerlo de los tallos abultados de caña, con su altura de 6 pies? ¡Todo lo contrario!

Por esta razón, durante los últimos 13 años la química del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) Gillian Eggleston ha tratado de abordar los desafíos relacionados con el procesamiento en las fábricas de caña de azúcar. Eggleston, quien trabaja en el Centro de Investigación de la Región Sureña, mantenida por ARS en Nueva Orleáns, Luisiana, ya ha ayudado a las fabricas de Luisiana a resolver uno de sus problemas más difíciles: el dextran.

El dextran es un material espeso y viscoso que se acumula en la caña dañada. Es causado por una bacteria que es atraída a las heridas de la caña recién cosechada o quemada. La bacteria, llamada Leuconostoc mesenteroides, produce el dextran molestoso como un subproducto de su alimentación en el azúcar.

Con su textura espesa y pegajosa, el dextran puede bloquear las tuberías donde el jugo de caña se calienta y clarifica. Hay que usar las enzimas, conocidas como dextranasas, para descomponer este polisacárido pegajoso.

Hasta la participación de Eggleston, sin embargo, los operadores de fabrica tales como Adrian Monge de la compañía Cora Texas Manufacturing en White Castle, Luisiana, no sabían exactamente cuáles enzimas de dextranasa de usar.

Las enzimas se venden en una variedad vertiginosa de concentraciones y unidades de medida, dejando que los operadores adivinen cómo funcionan. También, poco se ha conocido sobre cómo mejor utilizar las enzimas.

Pasando la mayoría de su tiempo fuera del laboratorio y adentro de las fábricas de azúcar, Eggleston descubrió más de una solución al problema del dextran.

Primero, ella desarrolló una prueba simple, conocida como el método Eggleston de titración, para evaluar el potencial de una enzima en la fábrica. Ahora, ella puede aconsejar a los procesadores sobre cómo y dónde aplicar dextranasa para el uso óptimo.

Estos hallazgos de investigación están valiendo la pena. Una reducción de hasta 95 por ciento en el dextran ha sido notada en las cinco fábricas -- de las 12 en Luisiana -- que han adoptado la tecnología de Eggleston.

Lea más sobre la investigación en la revista 'Agricultural Research' de febrero 2007.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 2/2/2007