Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Usando plantas para limpiar el suelo / 23 de enero 2007 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Carraspique alpino. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Carraspique alpino no sólo medra en los suelos contaminados con zinc y cadmio, sino también los limpia, sacando los metales excedentes.


Lea más

Usando plantas para limpiar el suelo

Por Sharon Durham
23 de enero 2007

Aumentar la acidez del suelo a niveles de pH de 5,8 a 6 para ayudar al carraspique alpino a absorber metales pesados del suelo no causa daño a los microbios beneficiosos en el suelo, según los resultados de un estudio reciente por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y sus colaboradores.

Los investigadores han estado realizando estudios sobre el uso del carraspique alpino (Thlaspi caerulescens) para sacar cadmio y otros metales pesados como parte del proceso de remediación del suelo conocido como fitoextracción. Anteriormente, ellos descubrieron que bajar los niveles de pH del suelo ayuda a la planta a sacar los metales tóxicos, pero se preocuparon que aumentando la acidez del suelo podría perjudicar los microbios beneficiosos en el suelo.

El agrónomo del ARS Rufus Chaney, con el Laboratorio de Manejo Ambiental y Utilización de Subproductos, mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland, ha sido un líder en la utilización de plantas que acumulan metales para limpiar el suelo contaminado. Él y otros científicos han mostrado que T. caerulescens puede concentrar hasta 8.000 partes por millón de cadmio tóxico en sus hojas.

Cosechar anualmente la vegetación del carraspique alpino sobre la superficie del suelo hace posible reducciones en las concentraciones de cadmio en el suelo a los niveles seguros en tres a 10 años. La fitoextracción cuesta aproximadamente de 250 a 1.000 dólares por acre cada año, comparada con el método alternativo de limpieza—quitar y reemplazar el suelo—el cual cuesta aproximadamente 1 millón de dólares por acre.

Para medir cómo los niveles de pH afectan los microbios del suelo, Chaney y sus colegas de la Universidad de Maryland—Shengchun Wang y Scott Angle—ajustaron dos muestras de suelos contaminados con metales pesados de fundición para tener una gama de niveles de pH. Entonces cultivaron T. caerulescens en los suelos por seis meses, y analizaron las poblaciones de los microbios en el suelo y sus actividades. Después, los científicos ajustaron los suelos a niveles normales de pH y los incubaron por seis meses, para determinar si las reducciones anteriormente observadas en las poblaciones de microbios continuaron bajo el manejo normal del suelo.

Los científicos descubrieron que cuando se ajusta el pH del suelo lo mínimo para maximizar la eliminación anual del cadmio—un nivel de pH de 5,8 a 6—no hay ningún efecto adverso duradero en los microbios. En ambas pruebas del suelo, T. caerulescens tuvo tendencia a proteger los microbios del suelo, comparado con los suelos no cultivados que tuvieron los mismos niveles de pH.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/23/2007
Footer Content Back to Top of Page