Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Científicos investigan la saliva de la mosca de Hess para pistas sobre esta plaga / 8 de enero 2007 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Tripa y glándulas salivales diseccionadas de una larva de la mosca de Hess. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Tripa y glándulas salivales diseccionadas de una larva de la mosca de Hess, observadas por un microscopio de campo oscuro. Los genes expresados en estos tejidos son esenciales para entender cómo la mosca parasitiza el trigo.

Ming-Shun Chen identifica plantas resistentes. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El entomólogo del ARS Ming-Shun Chen identifica plantas de trigo con resistencia a los ataques por las larvas de la mosca de Hess.


Lea más

Científicos investigan la saliva de la mosca de Hess para pistas sobre esta plaga

Por Erin Peabody
8 de enero 2007

La mosca de Hess, la peor plaga del trigo del mundo, no es un insecto ordinario. Su arma más perjudicial — capaz de causar las plantas de trigo a marchitarse, caerse, o morir — es su saliva letal.

Basado en hallazgos por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Manhattan, Kansas, la mosca aparentemente pone mucho esfuerzo genético en ejecutar esta ofensiva inusual. El grupo del ARS ha identificado por lo menos 2.000 genes que tienen un papel en fabricar la mezcla tóxica de saliva que la mosca inyecta en las plantas de trigo cuando picándolas.

Dirigido por el entomólogo Ming-Shun Chen, los investigadores están enfocándose en estos genes, con la esperanza de identificar aquellos que hacen la mosca de Hess una plaga tan difícil de entender.

Por miles de años, las plantas de trigo y las moscas de Hess han estado en conflicto, con las moscas tratando de conseguir su comida favorita, mientras las plantas de trigo se defienden contra ataque. Por cada uno de los genes de resistencia del trigo, hay un gen correspondiente de avirulencia en la mosca.

Aun los esfuerzos modernos de cultivación no pueden reforzar totalmente las plantas de trigo. Por lo menos cuatro de los genes de resistencia más recientemente introducidos a las plantas de trigo ya no aseguran un nivel eficaz de protección debido a la naturaleza muy adaptable de la mosca.

Chen y su grupo, quienes trabajan en el Centro de Investigación del Mercadeo y la Producción de Grano (GMPRC por sus siglas en inglés) en Manhattan, han identificado 97 "superfamilias" de genes en la mosca que codifican para proteínas tóxicas salivales. Esto parece ser una inversión genética considerable, tomando en cuenta el tamaño minúsculo del genoma de la mosca, el cual es considerado uno de los más pequeños en el mundo de insectos.

Los investigadores de GMPRC también están adelantando en esfuerzos para mejorar las plantas de trigo. Ellos han secuenciado varios genes de resistencia en trigo, incluyendo los grupos H9 y H13 de genes. Estos hallazgos ayudan a los cultivadores a realizar la selección asistida por marcadores, un método de "amontonar" múltiples genes protectores en una sola planta.

Para más información sobre los estudios de la mosca de Hess por ARS, lea la revista 'Agricultural Research' de enero 2007, en línea en:

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/8/2007
Footer Content Back to Top of Page