Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Desarrollando variedades de soya para hacer etanol y tablero de fibra / 22 de noviembre 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Thomas Devine mide una de sus plantas de soya que producen cantidades grandes de biomasa. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El genetista Thomas Devine mide una de sus plantas de soya que producen cantidades grandes de biomasa. Estas plantas fueron seleccionadas para la producción de fibra y combustible etanol.

Desarrollando variedades de soya para hacer etanol y tablero de fibra

Por Don Comis
22 de noviembre 2006

Después de lograr un éxito en convertir pedazos de los tallos de plantas gigantes de soya a briquetas de carbón, el ingeniero químico Justin Barone del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) ahora cree que estos mismos tallos harán un buen tablero de fibra, así como otros productos sucedáneo de la madera.

El genetista del ARS Thomas E. Devine trajo estas plantas a Barone después de notar que ellas tienen la capacidad rara de mantenerse derechas por toda la temporada, a pesar de su altura inusual de hasta 7 pies. Las plantas de soya a menudo se caen cuando crecen muy alto.

Barone trabaja en el Laboratorio del Manejo Ambiental y Utilización de Subproductos, y Devine trabaja en el Laboratorio de Sistemas Agrícolas Sostenibles. Ambos laboratorios son parte del Centro de Investigación Agrícola mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland.

Devine sospechó que una razón que la línea experimental de plantas de soya se mantuvo tan derecha por toda la temporada fue porque las fibras de celulosa en sus tallos eran excepcionalmente fuertes.

El ensayo de Barone usando la medida del calor soporta esta idea: Un pedazo de tallo toma el mismo tiempo como un tablero sólido 2x4 de pino para calentarse.

Barone quiere diseñar un ensayo que los cultivadores de nuevas variedades de plantas pueden usar para determinar la resistencia o debilidad de la celulosa de la planta. Las plantas podrían ser desarrolladas específicamente para tener celulosa fuerte, para uso en briquetas y sucedáneos de la madera, o para tener celulosa débil que es más apropiada para la producción de etanol celulósico.

Encontrar nuevas enzimas microbianas para descomponer la celulosa dura es un obstáculo mayor en la producción del etanol celulósico de las plantas tales como soya o maíz. El desarrollo de un ensayo para detectar la celulosa débil podría permitir a los cultivadores de nuevas variedades de plantas a seleccionar plantas con celulosa que podría ser fácilmente convertida al etanol por enzimas existentes.

Devine y el agrónomo James McMurtrey (recientemente retirado del ARS) descubrieron evidencia para esto hace dos años, en un estudio que mostró que los microbios del suelo que ocurren naturalmente degradaron algunos tallos de soya más rápidamente que otros.

Las plantas de soyas tienen una ventaja sobre el maíz y otros cultivos porque ellas no necesitan el fertilizante comercial de nitrógeno. Esto ayuda a asegurar que la producción del etanol u otros productos de soya requerirá menos energía.

Para más detalles, vea la revista 'Agricultural Research' de noviembre/diciembre 2006.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 11/22/2006
Footer Content Back to Top of Page