Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Un soplo de aire fresco para las granjas lecheras y de cerdo / 6 de noviembre 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Philip Moore y Scott Becton sostienen muestras de agua recogidas en un sitio de ensayo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Por los últimos 14 años, el científico del suelo Philip Moore (derecha) ha tratado de reducir el impacto ambiental relacionado con los desperdicios de animales tales como las aves de corral. Aquí, Moore y el técnico Scott Becton recogen muestras de agua como parte de un estudio a largo plazo para medir el escurrimiento del fósforo de los desperdicios animales tratados con alumbre.

Un soplo de aire fresco para las granjas lecheras y de cerdo

Por Erin Peabody
6 de noviembre 2006

Un científico del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Fayetteville, Arkansas, ha descubierto que el cloruro de aluminio—un ingrediente común en el desodorante—ayuda a minimizar los vapores malos que tienden a concentrarse en y alrededor de las instalaciones de vacas lecheras y de cerdos.

El compuesto, como descubierto por el científico de suelo Philip A. Moore, Jr., también puede reducir significativamente las emisiones molestosas de amoníaco que típicamente son generadas cuando cientos de animales de granja son criados bajo un solo techo.

Moore, quien trabaja en la Unidad de Investigación de Producción de Aves de Corral y Seguridad de Productos mantenida por ARS en Fayetteville, ha trabajado por los últimos 14 años tratando de reducir las cargas ambientales asociadas con el estiércol de animales, incluyendo los desperdicios de aves de corral.

El estiércol de las instalaciones de las aves de corral, vacas lecheras y cerdos sirve como un fertilizante valioso para los campos agrícolas, pero solamente si se aplica en una dosis exacta. La aplicación de demasiado estiércol rico en fósforo puede dañar los suministros de agua y los ecosistemas marinos frágiles.

En reacción a las preocupaciones sobre los gallineros y la contaminación por fósforo, Moore primero descubrió el poder de aluminio, en la forma de sulfato de aluminio (también conocido como alumbre) en 1992. Alumbre se ata al fósforo en los desperdicios de aves de corral, evitando su escape a las vías fluviales. También reduce la acumulación de gas amoníaco en los gallineros.

A causa de la investigación de Moore, casi 700 millones de pollos se crían cada año en EE.UU. usando alumbre.

Más recientemente, el científico descubrió una forma de aluminio aún mejor para tratar el estiércol líquido asociado con cerdos y vacas lecheras: el cloruro de aluminio.

Diferente del alumbre, este compuesto no genera gases sulfúricos apestosos cuando aplicados a los desperdicios líquidos. El cloruro de aluminio es muy impresionante y económico en su capacidad para reducir el escurrimiento del fósforo y los niveles atmosféricos de amoníaco en las instalaciones de animales agrícolas.

Esto es importante, ya que los altos niveles atmosféricos de amoníaco amenazan la salud respiratoria de ambos animales y trabajadores de granja. También afectan negativamente la calidad de agua aumentando la deposición de nitrógeno en la atmósfera.

Lea más sobre la investigación en la revista 'Agricultural Research' de noviembre/diciembre del 2006.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 11/6/2006
Footer Content Back to Top of Page