Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Desconstruyendo un mojo mortal, gen por gen / 16 de octubre 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Lea este articulo de la revista—en español—para encontrar más.

Jiujiang Yu observa el progreso de secuenciar el genoma del hongo Aspergillus flavus. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El genetista del ARS Jiujiang Yu observa el progreso de secuenciar el genoma del hongo Aspergillus flavus en el Instituto J. Craig Ventner, parte del Centro Cooperativo de Tecnología, que apoya el Instituto para Investigación Genómica en secuenciar ADN.

Desconstruyendo un moho mortal, gen por gen

Por Erin Peabody
16 de octubre 2006

Hongos: No se puede vivir con ellos, no se puede vivir sin ellos.

Aunque muchos de estos productores pequeños de esporas son elogiados por su diligencia (piense en penicilina, levadura para pan, y manjares mejorados por el moho, tales como queso Roquefort y quesos azules), parece que hay una cantidad igual de hongos nocivos que están listos para contaminar comidas, hogares—aun el aire que respiramos.

Y ningún moho es tan perjudicial como Aspergillus flavus. Esta es la razón por qué los científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y sus colaboradores están estudiando este hongo, un gen a la vez.

A. flavus puede ser muy destructivo. Con una afinidad para maíz, cacahuetes, semilla del algodón y nueces de árbol, tales como almendras y nogales, el hongo puede infectar extensiones vastas de cosechas en EE.UU. y amenazar la seguridad de alimento y pienso mundialmente.

Lo que es tan peligroso sobre A. flavus son sus toxinas mortales, conocidas colectivamente como aflatoxina. Estos venenos fungales son la segunda causa principal de la enfermedad aspergillosis en humanos. Considerado como uno de los carcinógenos más potentes en la naturaleza, la aflatoxina también ha sido vinculada con algunas formas del cáncer.

A causa de los riesgos asociados con la aflatoxina, la Administración de Drogas y Alimentos ha establecido salvaguardias para proteger consumidores. Pero investigadores federales, tales como el genetista del ARS Jiujiang Yu, quieren descubrir maneras para evitar que los hongos tóxicos ocurran en primer lugar.

Yu, quien trabaja en el Centro de Investigación de la Región Sureña mantenido por el ARS en Nueva Orleáns, Luisiana, fue parte de un grupo de científicos que recientemente secuenciaron una variedad del hongo A. flavus. Junto con investigadores del ARS Ed Cleveland y Deepak Bhatnagar, Yu colaboró en el proyecto con Gary Payne de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y William Nierman del Instituto para Investigación Genómica en Rockville, Maryland.

Una de las metas principales del grupo es identificar cuáles de los 13.000 genes del hongo regulan la producción de la toxina. Ellos quieren incapacitarlos para poder robar del hongo sus mecanismos que producen el veneno.

Lea más sobre esta y otras investigaciones de seguridad alimentaria en la revista 'Agricultural Research' de octubre 2006.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 4/6/2007
Footer Content Back to Top of Page