Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Usando bacteria para combatir un hongo dañoso / 2 de octubre 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Lea este articulo de la revista—en español—para encontrar más.

Charles Bacon y Dorothy Hinton examinan cajas de Petri para determinar el crecimiento de bacterias en medios enmendados con ácido fusárico.Enlace a la información en inglés sobre la foto
Después de usar la luz ultravioleta para causar mutaciones en las bacterias Bacillus mojavensis, los microbiólogos Charles Bacon y Dorothy Hinton evalúan el crecimiento de las bacterias en cajas de Petri que contienen medios enmendados con ácido fusárico. Crecimiento de la bacteria en este tipo de medio indica resistencia al ácido.

Usando bacteria para combatir un hongo dañoso

Por Sharon Durham
2 de octubre 2006

Quizás "Bacillus contra Fusarium" suena como el título de una película de monstruo, pero al microbiólogo y líder de investigación Charles Bacon del Servicio de Investigación Agrícola (ARS), es algo más.

Los investigadores de la Unidad de Investigación de Toxicología y Micotoxinas, mantenida por el ARS en Athens, Georgia, han descubierto una bacteria que puede reducir significativamente la colonización de maíz por el hongo Fusarium verticillioides. Esta es una buena cosa, porque esta variedad del hongo Fusarium produce toxinas que puede reducir el valor comercial de las cosechas infectadas.

F. verticillioides es un endófito en maíz—es decir, el hongo se instala dentro del maíz. Algunas veces tales habitantes de plantas pueden ser beneficiosos, pero claramente no es el caso con F. verticillioides. Así que Bacon y la microbióloga Dorothy Hinton, también con ARS en Athens, buscaron "buenos" microbios endofíticos que podrían controlar el hongo hostil.

La respuesta fue Bacillus mojavensis, un endófito bacteriano con rasgos que ayudan a las plantas. Bacon y Hinton descubrieron que esta bacteria, ya patentada por ARS para proteger plantas contra enfermedades, reduce significativamente la cantidad de hongo en el maíz. B. mojavensis puede naturalmente "infectar" las plantas de semillero del maíz con una sola aplicación a la semilla y persiste por todo el crecimiento y desarrollo del maíz.

Ensayos de invernadero realizados por Bacon y Hinton mostraron que B. mojavensis logra una reducción de hasta el 70 por ciento en la micotoxina fumonisina. Desafortunadamente, ellos descubrieron que cuando F. verticillioides sufre de tensión, el hongo produce el ácido fusárico, el cual es tóxico a la bacteria beneficiosa.

Por dos años, Bacon y Hinton buscaron una cepa mutante de bacteria que puede resistir el ácido fusárico, pero todavía es capaz de controlar el hongo. Ellos encontraron dos cepas que podrían proveer las herramientas de biocontrol necesitadas para estudios de campo más eficaces en maíz y trigo.

Los científicos esperan que el descubrimiento de la capacidad de B. mojavensis para formar asociaciones endofíticas naturales con un surtido amplio de plantas influenciará el método básico de usar endófitos como una estrategia de biocontrol para proteger todas las plantas. El método ofrece muchas ventajas comparada con las bacterias tradicionales de biocontrol porque los endófitos son sistemáticos y persisten mientras la planta huésped vive.

Lea más sobre esta y otras investigaciones de seguridad alimentaria en la revista 'Agricultural Research' de octubre 2006.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 10/2/2006
Footer Content Back to Top of Page