Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Bayas aumentan el poder del cerebro / 23 de agosto 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Cestas de fresas y arándanos frescos. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Nuevos hallazgos de investigaciones sugieren que agregar arándanos y fresas a la dieta podría ayudar a retardar la disminución en la función cerebral que a menudo ocurre con el envejecimiento.

Bayas aumentan el poder del cerebro

Por Rosalie Marion Bliss
23 de agosto 2006

Mientras que 77 millones de "baby boomers" enfrentan la jubilación, muchos están comiendo comidas con niveles altos de antioxidantes, esperando a retardar la disminución en la función cerebral que a menudo ocurre con el envejecimiento. Nuevos hallazgos reportados por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) sugieren que ellos van por buen camino.

Animales de laboratorio que fueron alimentados con extractos de baya—y luego tratados para acelerar el proceso de envejecimiento—fueron protegidos contra daño a la función cerebral, reportan los investigadores. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés).

La psicóloga Barbara Shukitt-Hale, el neurocientífico James Joseph y la psicóloga Amanda Carey del Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana sobre Envejecimiento, mantenido por USDA en la Universidad Tufts en Boston, Massachusetts, realizaron esta investigación en colaboración con colegas en la Universidad de Maryland-Condado Baltimore. El estudio, el cual ha sido publicado en línea, también aparecerá en la revista 'Neurobiology of Aging’ (Neurobiología de Envejecimiento).

Tres grupos de ratones—con 20 ratones en cada grupo—fueron estudiados por como tres meses. El grupo control fue alimentado con una dieta estándar de comida a base de grano. El segundo grupo fue alimentado con una dieta incluyendo una cantidad de extracto de arándano equivalente a una taza cada día en humanos. El tercer grupo fue alimentado con una dieta incluyendo una cantidad de extracto de fresa equivalente a una pinta cada día en humanos. Después de dos meses en las dietas, la mitad de los ratones en cada grupo fueron tratados para inducir las pérdidas normales de aprendizaje y habilidades motoras que a menudo llegan con el envejecimiento.

Comparados con los ratones envejecidos en el grupo control, los ratones envejecidos suplementados pudieron encontrar mejor—y en algunos casos recordar—el sitio de una plataforma subacuática.

Además, los ratones envejecidos en el grupo control tuvieron niveles más bajos del lanzamiento de dopamina que los ratones no envejecidos en el mismo grupo. Pero estas reducciones del lanzamiento de dopamina no se vieron en los grupos suplementados con fresas y arándanos, si envejecidos o no.

Los nuevos hallazgos complementan estudios publicados durante los últimos ocho años mostrando disminuciones reducidas, o en algunos casos inversas, en la función cerebral de los ratones que recibieron suplementos dietarios de extractos de arándano, arándano rojo o fresa o jugo de uva Concord.

Última Modificación: 8/23/2006
Footer Content Back to Top of Page