Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Residuos de soya: ¿La solución para la contaminación ambiental? / 21 de junio 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Wayne Marshall y Lynda Wartelle analizan los carbonos de cáscaras de nueces. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Los científicos en Nueva Orleans están convirtiendo los subproductos agrícolas comunes—tales como las cáscaras de maíz y de semillas de soya—en materiales para combatir contaminación. Aquí, como parte de un estudio anterior, los químicos Wayne Marshall y Lynda Wartelle analizan los carbonos de cáscaras de nueces para determinar su poder de adsorción.

Residuos de soya: ¿La solución para la contaminación ambiental?

Por Erin Peabody
21 de junio 2006

La solución para los problemas de mañana de la contaminación de agua podría ser las semillas de soya, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS). No de sus legumbres tiernas en si, sino de sus vainas muy abundantes que típicamente terminan como pienso para el ganado.

Los químicos del ARS Wayne Marshall y Lynda Wartelle han descubierto que estas vainas subvaloradas -- así como los tallos sobrantes del maíz ya cosechado y las plantas de caña de azúcar -- hacen una fundación ideal para un agente potente que puede filtrar y absorber niveles dañosos de plomo, cromo y cadmio de las aguas contaminadas.

Marshall y Wartelle trabajan en el Centro de Investigación de la Región Sureña (SRRC por sus siglas en inglés) mantenido por ARS en Nueva Orleáns, Luisiana. Ellos han descubierto que se necesita solamente dos pasos simples para convertir estos residuos en un magneto poderoso capaz de enganchar ambas partículas positivas y negativas de los metales pesados en el agua.

La materia que ellos han podido crear exitosamente se conoce como una resina de funcionamiento dual de intercambio de ion. Estas resinas -- las cuales comúnmente se usan para tratar las aguas industriales y municipales y para reciclar metales pesados de soluciones -- son típicamente eficaces en capturando solamente un tipo de partícula con una carga, o positiva o negativa.

Pero la resina de los investigadores del SRRC puede capturar ambas cargas. Además, Marshall ha descubierto que son más rentables que dos resinas sintéticas actualmente usadas.

Las resinas de intercambio de ion funcionan cambiando, o intercambiando, los iones no deseados en una fuente de agua con iones benignos. En un ejemplo clásico de esta interacción, ablandadores de agua sacan y reemplazan las partículas de “agua dura”, tales como calcio y magnesio, con iones del sodio.

Marshall y Wartelle les dan a sus residuos de planta una carga negativa agregando acido cítrico, un aditivo común en el sector alimentario. La carga positiva viene del cloruro de colina, el cual los investigadores atan a las fibras de planta agregando DMDHEU (o dimetiloldihidroxietileno urea) -- una sustancia química ya conocida por causar las moléculas se peguen. En el sector de ropa, es el compuesto que ayuda el tinte a pegarse al algodón y fibras de lana.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 6/21/2006
Footer Content Back to Top of Page