Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

La época de parir afecta el crecimiento de terneros en la Zona de las Praderas / 18 de abril 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Una vaca Hereford amamanta a su ternero. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Una vaca Hereford y su ternero en el Laboratorio Fort Keogh de Investigación del Ganado y las Praderas en Miles City, Montana.

La época de parir afecta el crecimiento de terneros en la Zona de las Praderas

Por Erin Peabody
18 de abril 2006

Hay un tiempo para todo—aun para los rancheros que crían manadas de ganado en la Zona de las Praderas de EE.UU.

Según científicos con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), la época cuando las vacas paren es un factor importante en determinar si la vaca y su ternero estarán bien de salud, cuánto peso aumentarán, y cuánta nutrición de alta calidad estará disponible para ellos.

La científica de animales Elaine Grings del ARS, junto con sus colegas en el Laboratorio Ft. Keogh de Investigación del Ganado y las Praderas mantenido por ARS en Miles City, Montana, recientemente terminaron un estudio de tres años investigando estrategias de diferentes épocas cuando las vacas paren y destetan sus terneros, y cómo estas estrategias afectan los animales.

Los investigadores también quieren determinar cómo las diferentes épocas de parir— tarde en el invierno, temprano en la primavera o tarde en la primavera—afectan la economía de la producción de ganado.

En la Zona Norteña de las Praderas, la cual incluye Montana, Wyoming y Dakota del Norte, los gastos principales de criar ganado son los costos asociados con proveer suficiente nutrición para los animales. Este pienso viene en la forma de suplementos, heno de invierno, y los pastos donde los animales se alimentan.

En esta región semiárida caracterizada por colinas ondulantes y tierras de baldío, los rancheros están acostumbrados a un período reducido de crecimiento que típicamente alcanza su punto culminante en mayo y junio, cuando las temperaturas y la precipitación estimulan nuevo césped de temporada fría a brotar. Según Grings, este forraje puede ser una fuente esencial de alimento para las vacas lactantes, las cuales pasan nutrientes importantes a sus terneros a través de su leche.

En escoger una época de parir, el ranchero cambia la prioridad de cómo se usa el forraje más nutritivo. El ranchero puede calcular la reproducción de las vacas para asegurar que el forraje de calidad más alta sea disponible para aumentar el peso de la vaca durante la preñez, para estimular la producción de leche de la vaca para alimentar sus terneros, o para los terneros mismos, los cuales necesitan un forraje robusto para crecer y desarrollarse adecuadamente.

El estudio de Grings sobre las épocas de parir fue publicado en la revista 'Journal of Animal Science' (Revista de Ciencia de Animales).

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 4/18/2006
Footer Content Back to Top of Page