Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Rotaciones de las cosechas de grano y forraje aumentan la calidad del suelo / 14 de abril 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Un tractor usado en la cultivación de semillas de soya para controlar malas hierbas. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Semillas de soya cultivadas para controlar malas hierbas.

Rotaciones de las cosechas de grano y forraje aumentan la calidad del suelo

Por Luis Pons
14 de abril 2006

Granjeros que desean mantener la calidad del suelo quizás querrán regresar a utilizar rotaciones extendidas de cosechas de grano y forraje. Esto es según los resultados de un estudio dirigido por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y publicado hoy en línea.

El estudio—encabezado por el científico de suelo Douglas Karlen del Laboratorio Nacional de Suelo Cultivado mantenido por ARS en Ames, Iowa—reveló que las rotaciones de cosechas que continúan por un mínimo de cinco años, incluyendo por lo menos tres años de cosechas de forraje así como cosechas de maíz y soya, resultaron en calidad del suelo más alta que una secuencia continua de maíz o una secuencia de dos años de maíz y soya.

Las rotaciones de largo plazo también tuvieron un beneficio adicional: Eran más rentables que la producción continua de maíz.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés). Los colaboradores en el estudio incluyeron científicos con el Grupo de Calidad del Suelo, parte del Servicio de Conservación de Recursos Naturales del USDA, y la Universidad Estatal de Iowa.

Según Karlen, el estudio muestra la necesidad de crear nuevos mercados y nuevos usos para las cosechas de forraje para proveerles a los productores de forraje algunas incentivas financieras para diversificar sus rotaciones de cosechas.

El aumento de granjas más grandes, la especialización de agricultura, y la separación de las operaciones agrícolas de cosechas y animales—junto con la presión de maximizar las ganancias de corto plazo por toda la zona de producción de maíz y soya en EE.UU.—han reducido la implementación de rotaciones de cosecha de largo plazo sobre los últimos 50 años. El resultado, según Karlen, ha sido rotaciones de cosechas que han dejado el terreno raso por casi seis meses cada año, estimulando la descomposición de materia orgánica y la erosión si los suelos son arados.

Los investigadores recogieron muestras de suelo de tres estudios de rotación de largo plazo y de un estudio orgánico de largo plazo en Iowa y Wisconsin. Ellos analizaron las muestras para varios indicadores físicos, químicos y biológicos sobre la calidad del suelo. Estos indicadores fueron usados para desarrollar un índice general de la calidad de suelo (SQI por sus siglas en inglés).

Muestras de suelo de algunas rotaciones extendidas que incluyeron por lo menos tres años de cosechas de forraje, tales como alfalfa o avena, tuvieron el SQI más alto. Los valores de SQI más bajos fueron relacionados con la producción continua del maíz.

El estudio aparecerá en la revista 'Agronomy Journal' (Revista de Agronomía) de mayo/junio 2006. Fue publicado hoy en el sitio Web de la revista.

Última Modificación: 4/14/2006
Footer Content Back to Top of Page