Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Científicos movilizan un hongo para combatir una maleza acuática / 13 de abril 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Dos hombres a bordo de un bote aéreo colectan la hidrilla del lago Seminole. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El personal del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. colectan la hidrilla, la cual tiene resistencia a los herbicidas, del lago Seminole en el norte de la Florida.

Científicos movilizan un hongo para combatir una maleza acuática

Por Jan Suszkiw
13 de abril 2006

Aun las malezas más resistentes tienen sus enemigos mortales. Para la maleza acuática llamada hidrilla, el enemigo es el patógeno fungal Mycoleptodiscus terrestris. Ahora los científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están trabajando para convertir este hongo en un agente de control biológico que podría ser aún más letal para la maleza acuática.

El microbiólogo Mark Jackson del ARS y la patóloga de plantas Judy Shearer del Cuerpo de Ingenieros del Ejercito de EE.UU. (USACE por sus siglas en inglés) escogieron el hongo por su especificidad y por sus ataques en las células de la hidrilla. Mark Heilman de la empresa SePRO Corp. de Carmel, Indiana, está colaborando con ellos para tratar de comercializar el hongo como un herbicida biológico.

Originalmente vendida en los años cincuenta para el uso en acuarios, la hidrilla se ha convertido en una maleza nociva en los lagos, ríos, canales, y otras vías de agua a través del sur de EE.UU. y en los estados por las costas Atlántico y Pacifico. Los matorrales densos formados por la hidrilla pueden bloquear los sistemas de drenaje y de entrada de agua, impidiendo los botes y degradando el hábitat de peces y fauna silvestre.

Rociar herbicidas es la manera principal de combatir la hidrilla, aunque pocos herbicidas son registrados para este uso. Fluridone es entre los más eficaces, pero en partes de la Florida y Georgia, el uso prolongado de este producto ha producido líneas resistentes de la hidrilla, aumentando los costos de tratamiento y disminuyendo la eficacia del herbicida, según Shearer, con el Centro de Investigación y Desarrollo para los Ingenieros del Ejército, parte del USACE en Vicksburg, Misisipí.

Desde 2000, Shearer y Jackson, quien trabaja en el Centro Nacional para la Investigación de Utilización Agrícola en Peoria, Illinois, han colaborado en el desarrollo de M. terrestris para integración en estrategias químicas y culturales para controlar la hidrilla. En mayo 2003, sus investigaciones llevaron a un nuevo método patentado (6.569.807) de cultivar el hongo y estimularlo a formar grupos de filamentos llamados microesclerotia. Estudios han mostrado que la microesclerotia tiene mejor resistencia a los rigores de secarse y un almacenaje prolongado comparada con las esporas del hongo.

Afortunadamente, la microesclerotia es tan eficaz como las esporas en matar la hidrilla. Cuando aplicado a una hidrilla en maceta en ensayos de acuario, la microesclerotia redujo el crecimiento de las plantas sobre la superficie del suelo por 99 por ciento. En diciembre 2005, SePRO recibió una licencia para utilizar las técnicas de formulación desarrolladas por los científicos, aunque ensayos continúan para determinar cuál formulación de bioherbicida trabaja mejor. Cuando SePRO identifica la formulación óptima, esta formulación pasará por ensayos a gran escala, incluyendo ensayos en charcas pequeñas en la Instalación de Investigación de Ecosistemas Acuáticas mantenida por el USACE en Lewisville, Texas.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 4/13/2006