Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

¿Jadeando a causa de su ejercicio? Consuma suficiente zinc / 3 de abril 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Lea este articulo de la revista—en español—para encontrar más.

Muestra de alimentos incluyendo pollo, huevos, queso, ostras, carne de res, frijoles y cacahuetes. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Alimentos ricos en zinc incluyen pollo, huevos, queso, ostras, carne, frijoles y cacahuetes.

¿Jadeando a causa de su ejercicio? Consuma suficiente zinc

Por Rosalie Marion Bliss
3 de abril 2006

Consumir menos que los niveles recomendados del zinc dietético podría ser especialmente duro para el cuerpo cuando haciendo ejercicio, según un estudio por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS). Esto es porque cantidades minúsculas del mineral están contenidas en cientos de enzimas dependientes del zinc, y estas enzimas tienen un papel en regular el gasto de energía.

Una enzima dependiente del zinc—llamada anhidrasa carbónica—ayuda al cuerpo a eliminar los subproductos de la actividad celular diaria. La enzima acompaña el dióxido de carbono fuera del cuerpo—del tejido del cuerpo a la sangre, de la sangre a los sacos aéreos en los pulmones, y de los pulmones fuera al aire.

Los hallazgos fueron reportados por el fisiólogo Henry C. Lukaski del ARS en la revista 'American Journal of Clinical Nutrition' (Revista Americana de Nutrición Clínica). Lukaski es el director asistente del Centro Grand Forks de Investigación de Nutrición Humana mantenido en Dakota del Norte por ARS, la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Durante el estudio, un grupo de chicos jóvenes activos de edades de 20 a 40 años sufrieron una reducción significante en su eficiencia fisiológica mientras haciendo ejercicio cuando su consumo de zinc había sido reducido a como un tercio de la Ingesta Dietética Recomendada (RDA por sus siglas en inglés) por nueve semanas. Ellos comieron una dieta de bajo zinc que contiene un poco más de 3,5 miligramos (mg) diariamente, comparado con la RDA de 11 mg diariamente.

En contraste, cuando el mismo grupo hizo ejercicio en la misma manera por nueve semanas mientras recibiendo la misma comida complementada con 15 mg de zinc diariamente, sus respuestas fisiológicas fueron normales durante el ejercicio.

Cuando el consumo de zinc es muy bajo, el dióxido de carbono se acumula hasta las células del músculo, según Lukaski. Esto resulta en células cargadas con ácidos que requieren más oxígeno para eliminar los subproductos tóxicos.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de abril 2006.

Última Modificación: 4/3/2006