Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

La búsqueda para los compuestos secretos y prometedores de soya / 9 de enero 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Lea este articulo de la revista—en español—para encontrar más.

Mezcla purificada de glyceollins inducidos de soya. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Mezcla purificada de glyceollins inducidos de soya. Los compuestos están siendo investigados por su actividad anti-cáncer en ratones.

La búsqueda para los compuestos secretos y prometedores de soya

Por Erin Peabody
9 de enero 2006

Quizás no es un aficionado al tofú ahora—pero pronto podría tener una buena razón para ser uno. Científicos con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Nueva Orleans, Luisiana, han descubierto lo que podría ser una soya más saludable, engañando la legumbre para estimularla a producir una nueva clase de compuestos saludables.

Los compuestos fitoquímicos, llamados 'glyceollins' en inglés, no son nuevos a la soya—es que están ausentes en las comidas a base de soya actualmente en el mercado.

En 2001, el químico Stephen Boué del ARS se interesó por los compuestos escurridizos cuando él y sus colaboradores con el Centro Tulane-Xavier de Investigación Bioambiental en Nueva Orleans descubrieron en estudios de laboratorio que los glyceollins podrían bloquear el crecimiento de las células de cáncer del seno que son dependientes de hormonas.

Desde su descubrimiento hace cuatro años, Boué y sus colegas del Centro de Investigación de la Región Sureña (SRRC por sus siglas en inglés) han buscado maneras para estimular la soya a producir los compuestos químicos prometedores.

Plantas de soya naturalmente producen compuestos beneficiosos, pero solamente cuando enfrentadas con un estrés serio, como cuando defendiéndose contra hongos en el suelo o microbios que causan enfermedad.

Según el líder de investigación Ed Cleveland del ARS, las soyas de hoy en día son cultivadas en campos relativamente "limpios" donde granjeros toman muchas medidas para evitar enfermedades. Esto significa que las plantas de soya no tienen que defenderse contra ataques. Como resultado, ellas no producen glyceollins y otros compuestos posiblemente beneficiosos que combaten enfermedades.

Para imitar un ataque microbiano en el laboratorio, Boué y Cleveland desafiaron soyas recién germinadas con el hongo Aspergillus sojae. Este hongo es seguro para utilización en comidas, y de hecho es usado para hacer la salsa de soya.

Ya que las soyas jóvenes brotadas perciben el hongo como una amenaza, ellas producen una gran cantidad de los compuestos protectores—evidente al color rojo brillante que los compuestos químicos forman a la vez que reaccionan a las heridas en la superficie de la soya.

Boué está compartiendo los compuestos aislados con investigadores médicos colaboradores y actualmente está buscando maneras para inducir la producción de glyceollin en cantidades grandes.

Para aprender más sobre esta investigación, vea la edición actual de la revista 'Agricultural Research'.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/17/2006
Footer Content Back to Top of Page