Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Cero labranza y desperdicios avícolas podrían ayudar al algodón a tolerar la sequía / 5 de enero 2006 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Técnicos observan una aplicación de los desperdicios avícolas encima de una lona detrás del aplicador. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Los técnicos Stephen Norris y Robin Woodroof observan una aplicación de los desperdicios avícolas encima de una lona usada para recoger y medir la cantidad para calibrar el aplicador.

Cero labranza y desperdicios avícolas podrían ayudar al algodón a tolerar la sequía

Por Sharon Durham
5 de enero 2006

Los cultivadores de algodón en la región sudeste de EE.UU. pueden tolerar las sequías periódicas usando una labranza de conservación y fertilizando con los desperdicios avícolas, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS).

El ingeniero agrícola Dinku Endale y el ecólogo de agroecosistemas Harry Schomberg en el Centro J. Phil Campbell, Sr. de Conservación de Recursos Naturales mantenido por ARS en Watkinsville, Georgia, realizaron un estudio que mostró que el algodón cultivado con cero labranza y fertilizado con desperdicios avícolas rindió 42 por ciento más que el algodón cultivado convencionalmente y fertilizado con nitrato amónico.

El uso de las prácticas de cero labranza por sí solas aumentó los rendimientos por 33 por ciento más de las prácticas de la labranza convencional, ellos reportaron.

Según Endale, muchos suelos en los estados sudestes tienen una baja capacidad de retener agua y forman capas casi impermeables que restringen el crecimiento de raíces. Si las raíces no pueden penetrar a suficiente profundidad para tener acceso a las reservas de agua en el suelo, el efecto de la sequía es peor.

El algodón de cero labranza pudo sacar beneficio del agua sobrante en el suelo, creciendo mejor después de establecerse. Esto lo ayudó a sobrevivir a la etapa de florecer. La labranza de conservación protege la superficie del suelo y permite la penetración por más agua de lluvia.

El uso de largo plazo de prácticas tales como la cero labranza permite la acumulación del residuo de las cosechas en la superficie del suelo. Esto ayuda a aumentar la estructura del suelo, aumenta la filtración del agua de lluvia, reduce evaporación, y aumenta la actividad biológica que ayuda a mejorar el ciclo de nutrientes en el suelo.

El resultado final es que los productores pueden aumentar su capacidad de producir algodón durante los períodos de sequía usando prácticas que ayudan a conservar el suelo y proteger el medio ambiente.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de enero 2006.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 1/5/2006
Footer Content Back to Top of Page