Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Las moscas sienten el calor / 29 de diciembre 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Avispa Muscidifurax raptor encima de una caja puparia de mosca. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Cajas puparias de la mosca común, cada una con un agujero de el cual una única avispa emergió después de alimentarse en la pupa. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Avispas parasíticas, tales como esta avispa Muscidifurax raptor (foto de arriba) preparando para poner un huevo en una caja puparia de mosca, son vendidas por insectarios comerciales como agentes de biocontrol contra las moscas. Las crías de la avispa, en forma de larvas, se alimentan dentro de la caja puparia de la mosca común y luego emergen como adultos. En la foto de abajo, se pueden ver los agujeros para el surgimiento de las avispas jóvenes. Haz clic en una imagen para ver más información.

Las moscas sienten el calor

Por Jim Core
29 de diciembre 2005

Los insectarios comerciales que producen avispas como agentes de control biológico se beneficiarán de nuevos hallazgos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS). Los científicos del ARS han mostrado que matando las pupas de moscas--la fuente de alimento para larvas de las avispas--con un choque de calor es una alternativa económica al tratamiento con irradiación.

La alternativa del choque de calor ayudará a los insectarios a satisfacer la demanda fluctuante para dos avispas parasíticas usadas para controlar las moscas que diseminan la suciedad.

Las moscas comunes y moscas de establo son molestias para el ganado y aves de corral, y transportan organismos que causan enfermedades. Las avispas parasíticas soltadas como agentes de biocontrol pueden reducir la necesidad de utilizar insecticidas en granjas de ganado y de aves de corral.

Especies de avispas tales como Muscidifurax raptor y Spalangia cameroni ponen un solo huevo dentro de una caja puparia de mosca antes de que el huevo empolle, y la larva de la avispa se alimenta en la pupa de mosca antes de emerger como un adulto. Pero se necesita una semana para producir las pupas de mosca para alimentar los parasitoides, y estas pupas tienen una vida de estante de solamente dos a tres días. Por lo tanto, los insectarios buscaron ayuda del ARS.

El entomólogo Christopher J. Geden del Centro para Entomología Médica, Agrícola y Veterinaria, mantenido por ARS en Gainesville, la Florida, estudió las pupas de mosca matadas con irradiación gamma, el frío y el choque de calor para su capacidad de producir parasitoides.

Por muchos años, los investigadores han criado parasitoides con pupas matadas con irradiación, pero la utilización de irradiación por este propósito no es práctica para los insectarios comerciales. Los resultados previos con pupas matadas con frío no han sido uniformemente satisfactorios. Matar las pupas con un choque de calor en un horno nunca han sido intentado anteriormente.

La cantidad de progenie de avispas--machos y hembras--que emergieron de las pupas matadas por el choque de calor o por la irradiación gamma no fue significativamente diferente de la cantidad producida en huéspedes vivas.

Geden descubrió que las pupas matadas con un choque de calor, irradiación o frío y almacenadas en bolsas plásticas refrigeradas continúan siendo tan eficaces como las pupas vivas por hasta cuatro meses para la producción de las avispas M. raptor.

La producción de las avispas S. cameroni en las pupas matadas con irradiación o un choque de calor fue igual con la producción de parasitoides en pupas vivas por hasta dos meses de almacenaje. Después de ese tiempo, la producción disminuyó a 63 por ciento de la producción en pupas vivas. La producción de S. cameroni en pupas matadas con frío fue como 75 por ciento de producción usando las pupas vivas por ocho semanas de almacenaje, pero disminuyó rápidamente después de ese tiempo.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 12/29/2005