Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Más sobre la cero labranza y emisiones de gases del efecto invernadero / 25 de noviembre 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Algodón producido con la cero labranza. Enlace a la información en inglés sobre la foto
La labranza de conservación, la cual involucra sembrar las cosechas en los tallos o residuos de las cosechas anteriores, disminuye las emisiones de dióxido de carbono del suelo. Pero sin las practicas apropiadas relacionadas al uso de fertilizante, la labranza de conservación puede aumentar las emisiones del óxido nitroso, el cual es un gas con 300 veces más potencia que dióxido de carbono para contribuir al efecto invernadero.

Más sobre la cero labranza y emisiones de gases del efecto invernadero

Por Don Comis
25 de noviembre 2005

El tipo de fertilizante usado, y la manera en que se aplica, pueden aumentar or reducir la capacidad de la labranza reducida de controlar los gases del efecto invernadero, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS).

La cero labranza y la labranza reducida son dos métodos que los granjeros pueden utilizar para almacenar más carbono en el suelo y, de este modo, ayudar a reducir las concentraciones de los gases del efecto invernadero en la atmósfera. Pero hay información limitada sobre cómo la labranza u otras prácticas de granjería afectan las emisiones del suelo de los gases del efecto invernadero, aparte del dióxido de carbono.

Un estudio realizado por el científico Rod Venterea del ARS sobre los efectos de las técnicas de labranza de largo plazo y prácticas de uso de fertilizantes ha mostrado que, si no hechas con cuidado, las prácticas de labranza reducida pueden aumentar las emisiones de gases más poderosos del efecto invernadero, especialmente óxido nitroso. El óxido nitroso es 300 veces más potente que el dióxido de carbono, y fácilmente puede contrarrestar el beneficio de la reducción del dióxido de carbono. Venterea trabaja en la Unidad de Gerencia de Suelo y Agua, mantenida por ARS en St. Paul, Minnesota.

Campos agrícolas son las fuentes más importantes de emisiones de óxido nitroso en EE.UU., con hasta un tercio de las emisiones agrícolas viniendo de las granjas en la región norte-central de EE.UU.

Venterea y sus colegas han mostrado que los granjeros que usan la cero labranza deberían inyectar el fertilizante nitrógeno más de 4 pulgadas debajo de la superficie del suelo, abajo del nivel de suelo que es más favorable para la producción del óxido nitroso.

En ensayos de campo, Venterea y sus colegas compararon las emisiones de óxido nitroso de tres sistemas diferentes de labranza en combinación con amoníaco anhidro, bolitas de fertilizante de nitrógeno de urea, o nitrato de amonio-urea líquido.

Amoníaco anhidro causó como doble las pérdidas de óxido nitroso que los otros dos fertilizantes. Pero la combinación de la cero labranza con amoníaco anhidro inyectado de 6 a 8 pulgadas en el suelo causó las emisiones más mínimas del óxido nitroso entre las tres combinaciones de labranza y amoníaco anhidro ensayadas.

En contraste, aplicar las bolitas de fertilizante de nitrógeno de urea en la superficie del suelo causó emisiones más altas de óxido nitroso con la cero labranza comparado con una labranza más intensa. La labranza no afectó las emisiones cuando el nitrato de amonio-urea líquido fue aplicado a la superficie del suelo.

Venterea realizó los estudios en el sudeste de Minnesota desde 2003 hasta 2004, usando cámaras de suelo para capturar las emisiones de óxido nitroso.

La investigación fue publicada en 'Journal of Environmental Quality' (la Revista de Calidad Ambiental).

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 11/25/2005
Footer Content Back to Top of Page