Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

La soya del futuro podría poseer resistencia al áfido / 7 de noviembre 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Lea este articulo de la revista—en español—para encontrar más.

Áfido de la soya. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Proveer el gen Rag1 a plantas de soya podría ayudar a los granjeros a reducir su uso de insecticidas contra el áfido exótico llamado Aphis glycines.

La soya del futuro podría poseer resistencia al áfido

Por Jan Suszkiw
7 de noviembre 2005

Un importante descubrimiento genético por los científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y algunos investigadores universitarios abre la puerta al desarrollo de cultivares de soya que pueden resistir los ataques del áfido de la soya.

Desde su detección por primera vez en EE.UU. en Wisconsin en 2000, el áfido Aphis glycines se ha extendido por la región del oeste medio al sur, causando millones de dólares en pérdidas en la cosecha de soya. Los cultivadores han combatido estos ataques con aplicaciones de insecticidas, pero esta práctica agrega de 12 a 25 dólares por acre a sus gastos de producción.

El patólogo de plantas Glen Hartman del ARS y sus colaboradores en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign han trabajado para descubrir alternativas más económicas que duran por más tiempo. Al principio de 2004, sus actividades resultaron en el descubrimiento de Rag1, un solo gene que provee resistencia contra el áfido en dos variedades sureñas de soya que ya no están cultivadas.

Normalmente, esta plaga, el cual absorbe la savia, causa daño a la planta por crecimiento atrofiado, hojas estropeadas, formación mala de las vainas, y eventualmente la muerte de la planta. Pero en ensayos, ni los áfidos femeninos sin alas ni su cría de ninfas sobrevivieron por mucho tiempo después de ser confinados a las hojas de las soyas resistentes.

Típicamente, de 94 a 100 por ciento de los áfidos femeninos murieron dentro de 10 días, comparados con 17 por ciento en 'Pana', una variedad de soya que es susceptible al áfido, reporta Hartman, quien trabaja en la Unidad de Investigación del Germen Plasma, la Patología y la Genética de Soya y Maíz, mantenida por ARS en Urbana. Las ninfas sufrieron un destino similar, él dice.

Hartman y sus colaboradores universitarios Curtis Hill, Shawn Carlson, Brian Diers y Yan Li identificaron la resistencia contra los áfidos después de evaluar 800 cultivares comerciales de soya y 3.000 accesiones de germen plasma mantenidas por ARS en Urbana. Desde la publicación de su hallazgo en la revista 'Crop Science' (Ciencia de Cosechas), el grupo ha mapeado la posición genética de Rag1 en el ADN (ácido deoxiribonucleico) de las soyas que tienen resistencia. El grupo también ha identificado regiones de ADN con marcadores genéticos importantes y ha desarrollado una tecnología para detectar estas regiones que permitirá que los criadores de nuevas variedades de soya puedan identificar rápidamente las plantas que tienen resistencia.

Nuevos cultivares desarrollados específicamente para adquirir Rag1 y producir rendimientos altos podrían ser disponibles en 2008. Mientras tanto, el grupo continúa buscando otros genes que proveen resistencia al áfido.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de noviembre 2005.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 11/7/2005
Footer Content Back to Top of Page