Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Investigando los genes de una plaga de los granos almacenados / 2 de noviembre 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Escarabajo rojo de harina en un copo de cereal. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Los ojos de este escarabajo rojo de harina son blancos o transparentes, en vez del color negro típico, a causa de un gene defectuoso de pigmento. Los científicos del ARS están descubriendo otros genes defectuosos y utilizándolos como objetivos posibles de biopesticidas.

Investigando los genes de una plaga de los granos almacenados

Por Erin Peabody
2 de noviembre 2005

Antes que aplastes el próximo insecto invasor que encuentre en su cocina, píenselo bien. Podría ser el escarabajo rojo de harina, uno de los organismos más distinguidos de la ciencia.

Gracias en mayor parte a los esfuerzos del entomólogo Richard Beeman, del Servicio de Investigación Agrícola (ARS), este insecto – mejor conocido por robar harina de las alacenas en la cocina – fue el primer escarabajo y plaga agrícola en tener su genoma secuenciado. Los datos finales del proyecto, todo el ADN descifrado del escarabajo, fueron lanzados recientemente.

Por 26 años, Beeman, quien trabaja en el Centro de Mercadeo de Grano y Producción mantenido por ARS en Manhattan, Kansas, ha estudiado esta plaga voraz, la cual junto con sus primos que infestan los granos, causan mil millones de dólares en daños anualmente a los granos almacenados.

El insecto también posee varias peculiaridades raras que los datos de esta secuencia deberían ayudar a explicar. Por ejemplo, diferente a otros insectos, tales como las abejas que buscan néctar y los mosquitos que buscan sangre, al escarabajo rojo de harina no le importa mucho lo que come.

Mientras alimentándose principalmente en la harina de trigo, este escarabajo puede sobrevivir en una gran variedad de productos alimenticios incluyendo harina de maíz, nueces, galletas secas, mezcla de biscocho – aun chocolate.

Los genes fundamentales, de la habilidad del escarabajo de comer y digerir casi cualquier cosa, le intriga a Beeman. Él espera identificar cuál gen de aproximadamente 15.000 genes le permite al escarabajo a vivir su vida entera de un año sin nunca necesitar una gota de agua.

El insecto también tiene dos pares de glándulas “fétidas” peculiares que continuamente producen una sustancia grasosa y fragrante que podría ayudar a protegerlo contra patógenos. Según Beeman, cuándo criando cientos de estos escarabajos en su laboratorio, la sustancia misteriosa eventualmente se oxida, causando un descoloramiento púrpura por todo el ambiente del laboratorio.

La investigación genética de Beeman debería no sólo aumentar el entendimiento básico de los funcionamientos complejos interiores, sino también llevar a mejor y más tácticas de control de plaga que son amigables con el medio ambiente.

Lea más sobre la investigación en la revista Agricultural Research de noviembre 2005.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 11/2/2005
Footer Content Back to Top of Page