Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

El estrógeno y el ejercicio promueven la delgadez en maneras semejantes / 21 de octubre 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Mujer haciendo ejercicio con pesas.
El ejercicio ayuda al cuerpo humano a utilizar grasa y glucosa como energía de la misma manera que el estrógeno.
Imagen cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, "Volviéndose Más Fuerte: Entrenamiento con Pesas para Adultos Mayores" (en inglés).

El estrógeno y el ejercicio promueven la delgadez en maneras semejantes

Por Rosalie Marion Bliss
21 de octubre 2005

Se ha descubierto que una hormona común ayuda el cuerpo a usar la grasa y la glucosa como energía en la misma manera que resulta del ejercicio. Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) reportarán sus hallazgos—basados en estudios de animales—en 'Journal of Biological Chemistry' (Revista de Químico Biológico) la próxima semana.

El estudio, encabezado por el médico Andrew Greenberg y colegas, en realidad revela unos cuantos mecanismos novedosos por los cuales el estrógeno promueve una reducción del tamaño de la célula grasa y la masa del tejido graso. Greenberg es el director del Laboratorio de Obesidad y Metabolismo en el Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana sobre Envejecimiento en la Universidad Tufts en Boston, Massachusetts.

El estrógeno es una hormona importante en mujeres y hombres porque activa las sendas que regulan el metabolismo y también directamente regula la expresión de ciertos genes. Los resultados mostrados fueron basados en proveer la mitad de un grupo de ratones de laboratorio, sin ovarios, con una bolita de placebo y la otra mitad con una bolita de estrógeno por 40 días. Los ratones fueron alimentados con cantidades iguales de alimentos.

En los ratones, el substituto de estrógeno fue descubierto a reducir lípidos, o grasas, promoviendo el uso de la grasa como un combustible. Los tres mecanismos para la acción observada incluyen: inhibiendo el almacenaje de grasa en el hígado, músculo y tejido graso; activando las sendas que promueven la quemadura de la grasa en los músculos; y la desintegración de grasas almacenadas usadas como reservas de energía en las células grasa.

Científicos han sabido por mucho tiempo que los niveles reducidos de estrógeno causan que las mujeres posmenopáusicas acumulen más grasa y algunas veces desarrollan una resistencia a insulina o diabetes. El estudio demuestra que el estrógeno puede reducir la grasa del cuerpo en animales y podría explicar algunas de las razones detrás de la asociación de menopausia con el riesgo aumentado de resistencia a insulina, o la diabetes, según Greenberg.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 10/21/2005
Footer Content Back to Top of Page